Anula SCJN devolución del predio El Encino

martes, 24 de agosto de 2010

MEXICO, DF, 24 de agosto (apro).- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) anuló la decisión de un juez federal, quien había ordenado al Gobierno del Distrito Federal (GDF) que devolviera las dos fracciones que expropió del predio El Encino, en la zona de Santa Fe.

Sin embargo, la Corte dejó en suspenso la resolución definitiva del litigio por este predio, que lleva ya diez años, y que incluso originó el desafuero de Andrés Manuel López Obrador, entonces jefe del GDF.

De hecho, los ministros regresaron el juicio a la misma fase que se encontraba hace siete años, en el 2003.

Por esa razón, será el pleno de la Corte el que determine si ordena la devolución del predio expropiado, o si ordena al gobierno capitalino pagar los terrenos por considerar que no es posible devolverlos.

Es decir, justo el mismo tema que los ministros discutieron hace siete años.

Desde septiembre de 2003, la Segunda Sala de la Corte ordenó al juez noveno de distrito en materia administrativa, Álvaro Tovilla que, con base en una serie de inspecciones oculares y el desahogo de pruebas y diligencias, determinara si era imposible, como alega el GDF, devolverle el predio a la empresa Promotora Internacional Santa Fe.

Cabe destacar que la empresa había ganado un amparo para que se le devolviera el terreno, en virtud de que las autoridades capitalinas no comprobaron que la expropiación del predio, para construir las avenidas Vasco de Quiroga y Carlos Graef Fernández, se hubiera realizado por una causa de utilidad pública, pues las vialidades sólo beneficiaron a un hospital privado que se encuentra en esa misma zona exclusiva de Santa Fe, en la delegación Cuajimalpa.

Sin embargo, el juez se tardó cinco años en cumplir la orden de la Corte. De tal suerte que no fue sino hasta el 5 de diciembre de 2008 cuando resolvió que no existía imposibilidad material ni jurídica para devolver el predio El Encino a sus dueños.

Con base en esos argumentos, dio 24 horas al actual jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, para que devolviera los terrenos a la empresa dueña de los mismos.

Pero el jefe de gobierno se inconformó y promovió un recurso de queja, que se turnó a un Tribunal federal y que después fue atraído por la Corte, en abril de 2009.

Un año más tarde, después de revisar la queja, la mayoría de ministros, por 7 votos contra 4, decidieron que el juez se había excedido en sus funciones, pues solamente tenía que recopilar las pruebas que se le pidieron y remitirlas al alto tribunal para que este decidiera.

Y por tanto, resolvieron, que ni la decisión del juez ni el recurso de queja promovido por Ebrard eran válidos.

De ahí que, para salvar la situación, el pleno decidiera declarar improcedente la queja del GDF y reabrir el expediente de incidente de inejecución que mantenía desde el 2003.

Todo para volver, otra vez, al mismo punto de decidir si el gobierno capitalino devuelve el terreno o lo paga.

Comentarios