Los Zetas, detrás de ejecución de Edelmiro Cavazos

martes, 24 de agosto de 2010

MONTERREY, N.L., 24 de agosto (apro).- Una célula del grupo de Los Zetas secuestró y asesinó al alcalde de Santiago, Edelmiro Cavazos, en venganza por suponer que protegía a un grupo rival, informó hoy el procurador de Nuevo León, Alejandro Garza y Garza.

En conferencia de prensa en la que dio a conocer avances de las pesquisas relacionadas con el homicidio, Garza y Garza aclaró que no existen elementos para relacionar a Cavazos Leal con ningún grupo de la delincuencia organizada, como lo supusieron Los Zetas.

Precisó que los policías que trabajan para Los Zetas, así como el propio grupo armado, consideraban al alcalde como “un estorbo” para sus actividades criminales, debido a las medidas correctivas que estaba aplicando el edil.

Dichas medidas, que incluyeron descuentos en las percepciones salariales, hicieron creer a los policías y a los propios Zetas que el alcalde “ya era parte de la contra”

El procurador explicó que los policías al servicio de Los Zetas se quejaron con un sujeto apodado El Caballo, un lugarteniente del grupo armado, con quien decidieron el asesinato del alcalde.

Garza y Garza también dio a conocer que ya fueron identificados otros tres elementos de la policía de Santiago que fueron copartícipes del homicidio, aunque actualmente se encuentran prófugos.

El procurador dijo que los policías al servicio de Los Zetas copartícipes del asesinato son el jefe de turnos de la Policía de Santiago, Gilberto Barbosa García, y los efectivos Juan Antonio Espinosa y Dolores Alejandro Puente, alias El Lolo.

Dijo que aun cuando los agentes detenidos consideraran que el alcalde protegía a grupos rivales, el procurador aseguró que Cavazos “era una persona honesta, trabajadora, comprometida con su pueblo (…); estaba totalmente entregado el problema de la delincuencia en su municipio”.

Garza y Garza explicó que la inconformidad de los agentes se originó hace tres semanas, cuando el alcalde aplicó descuentos de 700 pesos en los salarios de policías municipales y agentes de Tránsito.

Luego de pactar la ejecución, un grupo de policías acudió personalmente al domicilio del alcalde; algunos fungieron como “halcones” (espías). Acompañados por sicarios de Los Zetas, “fueron al domicilio del alcalde para privarlo de su libertad y, posteriormente, ejecutarlo”, dijo Garza y Garza.

Relacionados con el homicidio del alcalde fueron detenidos ya otros siete policías municipales: Homero López Silva, Mónica Martínez Téllez, Antonio Rodríguez Gallardo, Mauricio Roberto Mayorga Caballero, José Alberto Rodríguez Rodríguez y Eduardo Caballero Chapa. También fue arrestado el agente de Tránsito, José Javier García Martínez.