Padres de activista finlandés ejecutado exigen justicia

martes, 24 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 24 de agosto (apro).- Los padres del activista finlandés Jyri Jaakkola y el director ejecutivo de Amnistía Internacional México, Alberto Herrera Aragón, demandaron al gobierno mexicano investigar los ataques contra defensores de derechos humanos.

“Si las autoridades están comprometidas en los casos de ataques contra defensores de derechos humanos, deben demostrarlo garantizándoles verdad, justicia y reparación a los familiares de Jyri Jaakkola y Bety Cariño”, ejecutados el pasado 27 de abril en una emboscada dirigida por grupos paramilitares, cuando intentaban llevar ayuda humanitaria a habitantes del municipio autónomo de San Juan Copala, Oaxaca, dijo Herrera.

En conferencia de prensa, los familiares de Jaakkola exigieron justicia para su hijo y también para la activista indígena Bety Cariño, y denunciaron que la emboscada en la que ambos murieron “es sólo un ejemplo de los muchos ataques, amenazas y hostigamiento que han sufrido quienes defienden las garantías en México”.

Además, manifestaron que los responsables de tales agresiones rara vez son consignados ante la justicia, lo cual genera impunidad y una amenaza grave para la labor de los activistas.

"Quienes defienden a los grupos más marginalizados son a menudo quienes enfrentan los mayores riesgos", puntualizaron.

Eve Jaakkola, madre de Jyri, se manifestó “muy afligida de saber que lo que le pasó a mi hijo y a Bety también le ha pasado a muchos otros defensores de derechos humanos en México”.

Y añadió: “Mi hijo estaba interesado en luchar por la justicia, la paz y el respeto mutuo entre los seres humanos. Por eso llegó hasta Oaxaca, para acompañar a los pueblos indígenas y aprender de ellos”.

En tanto, el director ejecutivo de Amnistía Internacional México solicitó al gobierno federal un mecanismo de protección para defensores en riesgo y un protocolo de investigación para evitar que los ataques queden en la impunidad.

El pasado domingo 22, cuatro indígenas del Movimiento Unificador de Lucha Triqui Independiente (MULTI) fueron asesinados a tiros cuando se dirigían a la ciudad de Oaxaca para participar en la marcha-caravana que saldría al día siguiente hacia la ciudad de México.

Tres meses antes, el 20 de mayo, un grupo armado asesinó de varios balazos al líder moral del MULTI, Timoteo Alejandro Ramírez, junto con su esposa Cleriberta Castro.

Y el 31 de julio pasado desconocidos emboscaron al agente municipal de San Juan Copala, Anastasio Juárez Hernández, hermano del líder de la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), Rufino Juárez Hernández.

Comentarios