"Frank" deja dos muertos y miles de damnificados

miércoles, 25 de agosto de 2010

OAXACA, Oax., 25 de agosto (apro).- Por lo menos dos muertos, una persona desaparecida, dos lesionados y miles de damnificados han dejado las lluvias asociadas a la tormenta tropical Frank en esta entidad, así como en Tabasco, Veracruz y Chiapas.
En Oaxaca, el director del Instituto Estatal de Protección Civil, Carlos Ramos Aragón, destacó que unas 70 comunidades de las regiones del Papaloapan, Cañada, Mixes y Sierra Juárez se encuentran incomunicadas por derrumbes de cerros, caminos y puentes.
Por esa razón, informó, se ha declarado a 75 municipios como zona de emergencia.
El funcionario estatal precisó que en la comunidad de Santiago Amatepec perteneciente a Totontepec Mixe, falleció Telésforo Vásquez, de 55 años, al quedar sepultado por un deslave, mientras que Heraclio López Ruiz, sigue desaparecido.
Mientras que en San Salvador Mazatlán Villa de Flores murió la menor Juliana Peña Aguido y otros dos infantes resultaron lesionados durante un derrumbe.
Ramos Aragón, quien se encuentra coordinando brigadas de apoyo en la región, manifestó que el Ejército Mexicano ya instrumentó el Plan DN-III en esa zona, debido al desbordamiento de ríos, particularmente en San Felipe Usila, Jacatepec, Jalapa de Díaz y San Miguel Soyaltepec.
Mientras en Santiago Jocotepec, Choapan, el cauce del río se llevó un puente a la altura de la agencia La Alicia y la escuela telesecundaria de Cerro Pelón, Ayutla, está a punto de derrumbarse.
En Tabasco, más de 40 mil personas de zonas bajas del municipio de Centro, cabecera de Villahermosa, corren el riesgo de que sus viviendas se inunden por desbordamientos de los ríos Grijalva y Carrizal, alertó el gobernador Andrés Granier Melo.
El mandatario tabasqueño supervisó la colocación de costales de arena que miembros del Ejército realizan en tramos del malecón Carlos Alberto Madrazo para tratar de frenar la filtración del río Grijalva frente al centro de Villahermosa.
El malecón fue cerrado a la circulación vehicular desde la mañana, debido a que el agua del río Grijalva comenzó a filtrarse por debajo del muro de protección.
Acompañado del alcalde, Jesús Alí, y del delegado de la Comisión Nacional de Agua (Conagua), Jorge Octavio Mijangos, el gobernador Granier confió en que Tabasco no sufrirá nuevas inundaciones como la del 2007.
“No nos vamos a inundar”, aseguró y adelantó que su gobierno tiene medidas que podría tomar de “último minuto” para evitar que Tabasco sucumba ante las anegaciones.
Llamó a la ciudadanía a estar preparada, alerta y atenta a la información que se emita, pero sin hacer caso a rumores. Manifestó que en este momento son preocupantes los niveles de los ríos, y que se hablará con la verdad a la gente.
Anotó que no se espera buen tiempo para los próximos días y que Tabasco se encuentra en la fase tres de alerta, que es la previa a la cuatro que significa “la más grave”.
Dijo que solicitará a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) una explicación más amplía sobre el manejo de las presas del Alto Grijalva, las cuales están desfogando mil 350 metros cúbicos por segundo, lo que influye directamente en la subida del nivel del río Carrizal que atraviesa Villahermosa.
El titular de la Secretaría de Asentamientos y Obras Públicas de Tabasco (SAOP), Héctor López Peralta, aclaró que la ciudadanía no debe alarmarse por el cierre al paso de vehículos en el malecón Carlos Alberto Madrazo Becerra.
La medida se tomó debido a que el paso de vehículos provoca vibraciones en la carpeta asfáltica que inciden en la filtración del río, señaló.
A causa del funcionamiento de los cárcamos se reblandece la tierra y pasa el agua, por eso se le está dando soporte con costales al muro de protección, puntualizó.
Por su parte, ganaderos de la zona de Los Aztlanes, del municipio de Centro, amagaron con trasladar su ganado a dependencias del gobierno si no reciben apoyo para movilizarlos a zonas altas.
El dirigente del Movimiento Ecologista de Tabasco, Javier Torres, quien estuvo acompañado por ganaderos afectados, informó que está entrando mucho agua a la zona de Los Aztlanes por el desfogue de mil 350 metros cúbicos de agua de la presa Peñitas.
Dijo que se han movilizado cerca de 7 mil cabezas de ganado a zonas altas y se encuentran ya bajo el agua más de 6 mil hectáreas de maíz, plátano, chile habanero y hortalizas, en perjuicio de unos 3 mil productores.

Cierran autopista en Veracruz

Ante el desbordamiento del río Papaloapan y otros afluentes de crecida rápida, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) determinó el cierre de la autopista Tinaja-Sayula, debido a que importantes tramos se encuentran bajo el agua, informó la gerencia regional de esa dependencia federal.
La medida fue aplicada a partir de este mediodía, ya que gran parte de esa autopista se encuentra bajo el agua a causa del desbordamiento de ríos y a las precipitaciones pluviales que prevalecen en el sur de la entidad.
Las aguas de los ríos Tesechoacan, Papaloapan y San Juan cubrieron los cuatro carriles de esa autopista y colapsaron el puente El Limoncillo, ubicado entre los kilómetros 106 al 110 de la autopista que comunica a Veracruz con el sureste del país.
En un comunicado del Centro SCT en Veracruz y la gerencia regional de Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (Capufe), se informó que la medida es de carácter preventivo, a fin de evitar accidentes y con ello garantizar la seguridad de los usuarios.
Por ello, para evitar cualquier contingencia, ya que las dos vías de la autopista fueron cerradas de manera provisional, la dependencia federal sugirió a los usuarios transitar por rutas alternas, como la carretera federal libre La Tinaja-Loma Bonita-Acayucan, y la Costera del Golfo.
Desde las primeras horas de este día, señaló, se iniciaron acciones de monitoreo en los niveles de tirantes de agua que impiden el paso vehicular, el cual podría reanudarse una vez que se normalice la situación, sin embargo, se recomendó a los conductores extremar precauciones para evitar accidentes.
La Policía Federal de Caminos con destacamento en Acayucan, reportó que el tráfico proveniente del sur del país con rumbo al centro o norte de la Republica Mexicana, fue desviado desde Isla por la carretera libre para incorporarse nuevamente a la pista a la altura de Cosamaloapan.
Según reportes oficiales, el agua alcanzo 20 centímetros de altura en esa carretera, causando daños a unidades motrices pequeñas, y por ello se determinó cerrar dicho tramo para evitar mayores accidentes.
Por su parte, la Secretaría de Protección Civil estatal informó también que fue cerrada a la circulación la carretera Cosamaloapan-Isla, debido al acumulamiento excesivo de agua a la altura de los kilómetros 106-113 de esa vía de comunicación.
En el último reporte de las autoridades de Protección Civil, se informó que el nivel del río Coatzacoalcos, a la altura de Hidalgotitlán, continuaba en ascenso. En las primeras horas de hoy registró una escala de 5.72 metros por arriba de su escala critica.
Por la mañana, el mismo afluente que atraviesa diversos municipios del sur de la entidad, a la altura de Minatitlán, se ubicaba a 1.20 metros de su escala critica, afectando principalmente a varias colonias populares de ese municipio petrolero, las cuales han sido amuralladas con costales.
En similares circunstancias se reportan los ríos Chiquito y Jaltepec, también en el sur de la entidad, cuyos niveles rebasan ya la escala crítica, y se han registrado desbordamientos en las partes bajas, que han afectado a pobladores de los municipios de Acayucan, Texistepec, San Juan Evangelista y Jesús Carranza.
Entre las comunidades afectadas por las inundaciones se encuentran Potrero Nuevo, Yatepec, Boca del Río, José María Morelos y Pino Suárez, en el municipio de Texistepec, mientras en San Juan las congregaciones de Bellaco, Soledad, La Llorona y Lima quedaron incomunicadas; en similar situación se encuentran Acayucan, La Peña, Cascajal del Río, El Zapote, Zapotal y El Sauce.
El director técnico de la Cuenca Golfo de la Conagua, Ismael Morales Méndez, informó que aun cuando está descendiendo el río Papaloapan, en la parte alta de la cuenca, “la cresta irá impactando a la altura de Cosamaloapan y Tlacotalpan, donde ya se han registrado desbordamientos en algunos lugares”.
La titular de la Secretaría de Protección Civil, Silvia Domínguez, señaló que la región de la cuenca del Papaloapan ha sido declarada zona de emergencia, ya que diversas comunidades asentadas en las partes bajas han quedado inundadas, para ello se han activado albergues temporales para poder atender a la población afectada.
En tanto en Chiapas aún no se cuenta con datos precisos de las intensas lluvias que empezaron desde hace ocho días, reconoció el director del Instituto de Protección Civil estatal, Luis Manuel García Moreno.
García Moreno dijo hoy que de las nueve regiones con que cuenta la entidad, en cuatro de ellas hay afectaciones por deslizamiento de terrenos, desbordamiento de ríos y derrumbes carreteros.
En la región fronteriza con Guatemala, donde se ubica el municipio de Maravilla Tenejapa y la comunidad Las Nubes, las crecidas provocaron inundaciones de hasta un metro de altura, situación que bloqueó las vías de comunicación.
En el interior de la selva Lacandona, el río Jataté se desbordó en dos de sus brazos, lo que ocasionó el colapso de dos puentes y la consecuente incomunicación de un centenar de familias del municipio de Ocosingo y Las Margaritas.
García Moreno explicó que las mayores afectaciones han sido en las zonas Sierra y Costa de Chiapas, donde hay decenas de derrumbes carreteros, lo que obligó a los pobladores a buscar caminos de brechas o terracerías para poder salir de sus comunidades a conseguir alimentos y ayuda.
El funcionario estatal insistió en que “por el momento no se puede cuantificar con certeza los daños y afectaciones, ya que es difícil la comunicación en esas regiones, debido a la gran dispersión poblacional ya que los aludes sobre las vías de comunicación son muchísimos y de diferente envergadura”.
Aclaró que si bien los gobiernos estatal y municipal tienen activos 46 equipos con maquinaria pesada para remover los aludes, éstos se siguen sucediendo conforme continúan las precipitaciones pluviales.
Hasta el momento, la Secretaría de Gobernación (Segob) ha decretado zona de desastre en los municipios de Suchiate, fronterizo con Guatemala, y la zona alta de Tapachula.
En tanto el gobierno estatal suspendió provisionalmente el regreso a clase de aproximadamente un millón de alumnos de todos los niveles educativos en las zonas Sierra y Costa, y activó un procedimiento estatal de alertamiento por lluvias (con información de Armando Guzmán, Regina Martínez e Isaín Mandujano).

mav
-fin de texto-

EOF

Comentarios