Insta ONU a Calderón a poner fin a la violencia en región triqui

miércoles, 25 de agosto de 2010

MEXICO, D.F., 25 de agosto (apro).- La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos 
(ONUDH) condenó hoy los hechos de violencia registrados en la región trique, en el estado de Oaxaca, y exhortó a las autoridades federales y estatales a adoptar las medidas necesarias para disminuir la tensión y la violencia en la zona.
Dijo que, a la luz de los estándares internacional de derechos humanos, el Estado mexicano tiene el deber de prevenir cualquier tipo de violación y proteger los derechos a la vida y a la integridad personal frente a terceros.
El organismo reiteró su preocupación por la crítica situación que enfrentan esas comunidades, en especial las mujeres, niñas y niños del pueblo Trique.
Según la información recibida en dicha oficina, los homicidios de Antonio Cruz García, Rigoberto González y Antonio Ramírez López registrados el 21 de agosto, se suman al crimen de Anastasio Juárez Hernández, ocurrido el pasado 29 de julio. Además, dijo, se tiene información de que en la comunidad de San Juan Copala las personas siguen sufriendo restricciones a su derecho a la educación, a la salud y a la alimentación.
Ante esta situación, afirmó que el Estado mexicano tiene que prevenir cualquier tipo de violación e iniciar una investigación. Dijo que las víctimas tienen el derecho a conocer la verdad y acceder a la reparación del daño.
Por ello, la ONUDH exhortó a las autoridades federales y estatales a adoptar las medidas necesarias para disminuir la tensión y la violencia en la zona, con estricto respeto a los derechos de los pueblos y comunidades indígenas, entre ellos su derecho de libre determinación en los términos que señala la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Investigaciones estancadas
En Oaxaca, la procuradora general de Justicia, María de la Luz Candelaria Chiñas, reconoció que los asesinatos cometidos en la región triqui, entre los que se encuentra el defensor de derechos humanos finlandés Jyri Antero Jaakkola, quien formaba parte de una caravana humanitaria que se dirigía a San Juan Copala, están “estancados”.
Agregó que aunque ya se libraron 15 órdenes de aprehensión, únicamente se han ejecutado dos porque “no ha habido la disposición y la colaboración de las personas de la región trique, de testigos, o quienes han estado cerca de esos hechos para poder proporcionarnos datos precisos que nos permitan solicitar con nombre y apellido las órdenes de aprehensión”.
En relación con el exhorto que realizaron Eeva-Leena y Raimo Jaakkola, padres del finlandés Jyri Jakko, a las autoridades mexicanas para que se castigue a los culpables de este atentado, la procuradora estatal dijo que “oficialmente no hemos tenido contacto con ellos. No han venido a solicitarnos alguna información”.
Señaló que de manera extraoficial sabe que los padres del activista de Finlandia que perdió la vida en una emboscada perpetrada el 27 de abril pasado, junto con la defensora de derechos humanos, Beatriz Cariño, cuando llevaban víveres a la comunidad indígena triqui, pero “no ha tenido contacto con una servidora”.
Manifestó que “si ellos se acercan les proporcionaría los datos que dentro de nuestras atribuciones podamos darle”.
Sin embargo, la misma funcionaria mencionó que los “avances (que tiene), desde el punto de vista técnico, científico y jurídico, son considerables porque hemos entrado al lugar de los hechos en el momento oportuno, inmediato a los acontecimientos, hemos procesado la escena del crimen con ministerios públicos, peritos y policías pero lo relacionado a la línea de investigación contra de algún probable estamos estancados”.
Su argumento es que muchas personas no han comparecido y “no me parece correcto que por afuera digan quienes son (los asesinos) y cuando los llaman a declarar se niegan a hacerlo (revelar nombres).
Finalmente, Candelaria Chiñas destacó que el conflicto en la región trique “no es un problema que se vaya a solucionar llenando de policías y de militares la zona, es un problema de conciencia más que nada en medios (de comunicación) y de que ya empiecen a respetarse y valorarse sus vidas”.
A casi cuatro meses del asesinato del finlandés, Eeva y Raimo le pidieron al presidente Felipe Calderón el esclarecimiento de la muerte de su hijo y de la luchadora social Beatriz Cariño.


Mr
--fin de nota--

EOF