Policías municipales sirven al narco, acusa Calderón

miércoles, 25 de agosto de 2010

MÉXICO, DF, 25 de agosto (apro).- Luego de que los alcaldes rechazaran el proyecto de mando único en cada entidad, el presidente Felipe Calderón denunció la infiltración del narcotráfico en las policías municipales y criticó los privilegios de regidores.
En la séptima edición de los Diálogos por la Seguridad, que se llevan a cabo en el Casino Militar del Campo Marte, Calderón reveló que “los militares me reportan que cuando van entrando a una ciudad, escuchan por la frecuencia de la policía municipal cómo les reportan a los criminales cada paso que dan. ‘Y ahorita van en esta avenida y están llegando al semáforo de tal esquina, y vienen seis camionetas, y traen tanto armamento’. Y se ve cómo las propias policías municipales, en algunos casos las patrullas, se interponen para bloquear los accesos”, acusó.
Entonces, advirtió, “sí hay un problema muy grave. A veces pienso que ojalá ni siquiera hubiera habido policía en ese municipio. ¿Por qué? Porque les están ayudando a los malos”.
Respecto a la falta de dinero, Calderón pidió a los alcaldes tomar en cuenta los “privilegios” de los regidores, a fin de reasignar el presupuesto para apoyar a esos policías que, en algunos casos, ganan menos de 4 mil pesos al mes.
“Voy a decir, además, una especie de herejía en temas de ayuntamientos y política municipal. Pero, ¡caray!, yo he visto ayuntamientos de ocho, de 15 y hasta de 30 regidores. En esos casos no sirve, en lugar de 30 regidores, tener 15 buenos mandos policiacos que ganen el salario que les pagamos a los regidores, que reciban los coches que les estamos dando a los regidores”, criticó.
De esa manera, el encuentro de Calderón con 18 alcaldes –entre ellos quienes gobiernan los municipios ubicados en zonas dominadas por el narcotráfico-- derivó en la ausencia de consensos sobre cómo crear las 32 nuevas policías estatales que en el mediano plazo sustituirán a las Fuerzas Armadas en la “guerra” contra la delincuencia organizada.
Por su parte, los alcaldes rechazaron la supresión de las policías municipales para dar paso a las corporaciones estatales de mando único; reprocharon también la falta de presupuesto para pagar a sus uniformados y, sobre todo, denunciaron las presiones, amenazas y hasta ejecuciones sino se sujetan a las exigencias de la delincuencia organizada.
María Azucena Olivares, alcaldesa de Naucalpan y dirigente de la Asociación de Municipios de México (AMMAC), leyó un manifiesto a través del que rechazaban la desaparición por decreto de los uniformados municipales.
“No aceptamos el mando único (...) se rompe con la esencia del Sistema Nacional de Seguridad Pública”, argumentó la representante de AMMAC, organismo que agrupa a unos mil 200 municipios.
Luego intervino Eruviel Ávila Villegas, alcalde de Ecatepec y presidente de la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM), quien dijo que desaparecer a las policías municipales sería un retroceso, y por ello demandó al gobierno federal respetar la autonomía de los municipios dándoles, en todo caso, voz y voto en los Consejos de Seguridad que supervisan la reestructuración de los cuerpos policiacos.
El alcalde de Juárez, Chihuahua, José Reyes Ferriz, propuso crear un modelo “híbrido” que permita incorporar a las policías municipales certificadas dentro de las futuras policías estatales.
“Los cambios funcionan cuando vamos de la mano con ustedes, con el gobierno gederal, hay que dar la batalla juntos. Separados esto no funciona”, destacó por su parte Ivonne Liliana Álvarez García, presidenta municipal de Guadalupe, Nuevo León.
Uno de los momentos más ríspidos ocurrió cuando el alcalde de Tepic, Nayarit, Roberto Sandoval, relató cómo fue que la delincuencia organizada asesinó a dos policías municipales luego de que éstos se habían presentados como testigos clave en un juicio contra un narcotraficante.
“En menos de 20 días los delincuentes cumplieron sus amenazas”, reveló el alcalde nayarita.
En respuesta, Calderón dijo a los alcaldes que en lo personal ha sido un defensor del municipio desde que era líder del PAN antes del año 2000.
“Porque la autonomía municipal se pierde cuando quien gobierna no es el alcalde, sino es el cártel del Golfo, Los Zetas o el cártel del Pacífico, y eso sí es perder la autonomía municipal”, advirtió.
Enseguida subrayó el hecho de que las policías municipales, como funcionan hasta ahora, no están en condiciones de enfrentar a la delincuencia organizada. Por ejemplo –subrayó--, 70% de sus elementos sólo cuentan con educación básica y alrededor de 71% ganan menos de 4 mil pesos al mes.
“Mi temor es que en este afán de delimitar con precisión casi matemática qué es competencia de cada quien, nos puede ocurrir lo que les pasó hace muchos años a las selecciones de futbol, que a la hora de la defensa, en el área chica, cada quien ve a quién no le toca el balón, y ahí es donde perdemos los partidos”, dijo irónico luego de azotar sobre la mesa unos papales que le había entregado el secretario de Gobernación, Francisco Blake.

Comentarios