Testimonio de un sobreviviente de la masacre en Tamaulipas

miércoles, 25 de agosto de 2010

MEXICO, D.F., 25 de agosto (apro).- Un sobreviviente de la masacre contra 72 migrantes ocurrida en Tamaulipas, rindió su declaración ministerial en la que atribuye la matazón a sicarios que dijeron pertencer a Los Zetas.

De acuerdo con el testimonio del herido de origen ecuatoriano, quien se encuentra hospitalizado en un nosocomio de Matamoros, cuando cruzaban por las carreteras de Tamaulipas fueron interceptados por un grupo de matones, quienes los secuestraron para tratar de extorsionarlos u obligarlos a que se integraran a sus filas como pistoleros.

          Cuando los migrantes se opusieron, según la declaración del ecuatoriano, los sicarios  dispararon contra todos, incluyendo al testigo, quien cayó herido y lo dieron por muerto.

         Una vez que los delincuentes abandonaron el rancho, el sobreviviente salió de ese lugar y caminó hasta encontrar una unidad de la Marina que patrullaba la zona, a la que pidió auxilio y contó lo ocurrido. Así fue como los Marinos dieron con la bodega donde se encontraron los 72 cadáveres.

        Los 72 centro y sudamericanos, habían ingresado a México por Chiapas, con la intención de llegar hasta los Estados Unidos.

        Por su lado, La Secretaría de la Marina confirmó el hallazgo de 72 cuerpos, 58 hombres y 14 mujeres, localizados en las inmediaciones del municipio de San Fernando, Tamaulipas.

        Los cadáveres estaban en el interior de una bodega en un rancho ubicado a 22 kilómetros de la población de San Fernando. De acuerdo con funcionarios de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, la mayoría no registraba un alto grado de descomposición, por lo que se presume que no tenían mucho tiempo de haber muerto.

           En las morgues de las poblaciones cercanas a San Fernando no había espacio suficiente para depositar los cuerpos, por lo que las autoridades preveían la posibilidad de rentar tráileres con sistemas de refrigeración para mantenerlos en conservación durante el proceso de  reconocimiento por parte de familiares.

           En un comunicado, la Semar informó que en estos mismos hechos se registró un enfrentamiento entre marinos y presuntos miembros de la delincuencia organizada, en el que murieron otras cuatro personas, tres de ellos delincuentes y un elemento de la Marina.

            Los hechos, señaló, ocurrieron después de que en un puesto de control carretero que personal naval mantiene en las inmediaciones de San Fernando, ubicado a 200 kilómetros de Ciudad Victoria, llegó una persona del sexo masculino para solicitar apoyo médico, ya que presentaba una herida por arma de fuego.

         “Dicha persona herida denunció haber sufrido tal agresión por parte de miembros de un grupo delictivo, en un rancho cercano al lugar donde se encontraba el puesto de control”, dijo la dependencia.

          Luego, personal de Infantería, con el apoyo de unidades aeronavales, se dirigió al área donde fueron agredidos los indocumentados por los sicarios, que huyeron a bordo de varios vehículos. En ese lugar quedaron muertos tres integrantes de los grupos delictivos y un marino, además de que fue asegurado un presunto delincuente menor de edad,  quien se encuentra a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR).

          En el operativo fueron aseguradas: 21 armas largas (6 carabinas M-4 calibre. 5.56 mm, 3 fusiles AK-47 calibre 7.62 mm; 7 escopetas calibre 12, 5 rifles calibre 22; 101 cargadores para armas de fuego de diferentes calibres; 2 cintas eslabonadas de munición calibre 50; 6 mil 649 cartuchos de diferentes calibres; 4 chalecos antibalas, y uniformes camuflaje.

          Además, fueron localizadas 4 camionetas, entre las que destaca una de características clonadas, con matrícula apócrifa de la Secretaría de la Defensa Nacional.

           En seguimiento a la investigación, el personal naval se desplazó nuevamente al área con el fin de ubicar el lugar señalado por el herido. En este sitio, a 22 kilómetros de San Fernando, fueron encontrados los cuerpos sin vida de 72 personas (58 hombres y 14 mujeres).

            El agente de Ministerio Público federal tomó conocimiento de los hechos e inició la averiguación previa PGR/TAMPS/MAT-III/2294/2010, por los delitos de homicidio y lo que resulte. La persona herida que denunció los hechos, se encuentra resguardada por autoridades federales.

           “El gobierno federal condena categóricamente los actos de barbarie que cometen las organizaciones criminales y refrenda su compromiso con el estado de derecho. Toda la sociedad debe condenar este tipo de actos que ilustran la absoluta necesidad de seguir combatiendo al crimen con toda firmeza por parte del Estado mexicano, a fin de alcanzar la tranquilidad que demandamos los mexicanos”, finaliza el comunicado.

 

De El Salvador, Honduras, Ecuador y Brasil

 

Según las investigaciones preliminares, las víctimas podrían ser originarias de El Salvador, Honduras, Ecuador y Brasil, que intentaban llegar a la frontera con Estados Unidos.

          En tanto, por medio de un comunicado, la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas informó que coadyuvará con la PGR y la Secretaría de Marina en las diligencias para el levantamiento y la identificación de los cuerpos, con base en los documentos encontrados en el lugar, la práctica de autopsias y otras pruebas periciales.

          Además, la dependencia dijo que, a través de la Unidad de Servicios a la Comunidad y en coordinación con las autoridades federales, se establecerá comunicación con los servicios consulares de los países de origen de las víctimas, una vez  que se confirme la nacionalidad de cada uno.

           “Una vez que se tenga conocimiento de la nacionalidad a la que pertenezcan las personas que perdieron la vida en los lamentables hechos, se establecerá comunicación con las autoridades consulares del país de origen, para informar de lo sucedido y ofrecer las facilidades en los trámites legales que se requieren para la entrega de los cuerpos”, señaló.

          De acuerdo con peritos de la procuraduría de Tamaulipas, los cuerpos fueron localizados tirados en el piso de la bodega de un rancho, ubicado a unos 22 kilómetros de San Fernando, con diversas heridas de bala que les ocasionaron la muerte.

          Los ataques de la delincuencia organizada en contra de migrantes es un asunto que ha sido denunciado por organizaciones civiles de esa entidad, como el Centro de Estudios Fronterizos y de Promoción de los Derechos Humanos.

          Desde hace años, este organismo ha advertido que el crimen organizado controla el tráfico de ilegales hacia Estados Unidos y que es común que cuando están ya a un paso de cruzar la frontera, los retienen en casas de seguridad, a fin de pedir rescates a sus familiares de los países de origen.

           También ya han ocurrido casos de migrantes que desaparecen a su paso por tierras tamaulipecas, como pasó con un grupo de 40 habitantes de Querétaro y San Luis Potosí que, desde marzo pasado salieron de Xilitla, San Luis Potosí, con rumbo a Estados Unidos, y hasta la fecha no se sabe nada de ellos.

           De acuerdo con la denuncia que presentaron sus familiares, entre el grupo de personas desaparecidas hay mujeres y menores de edad.

          Familiares de algunos de los desaparecidos han dicho a la prensa que la única noticia que han tenido hasta ahora es por “Arturo”, uno de los “coyotes”, en el sentido de que el camión en el que viajaban los migrantes fue interceptado en el municipio de Miguel Alemán, Tamaulipas, por hombres armados vestidos de negro. Creen que los migrantes fueron secuestrados por los narcotraficantes para obligarlos a trabajar para ellos.

 

Pide Hernández Flores reforzar la seguridad

 

Tras el asesinato de 72 migrantes, el  gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores hizo un nuevo llamado al gobierno federal para reforzar la seguridad en la entidad por parte de elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal.

             Por medio de un comunicado, Hernández Floress propuso que, para sellar las fronteras de México al tráfico de armas, el Ejército y la Marina deben sustituir las funciones de la Policía Fiscal en todas las aduanas del país.

           Además, insistió en su propuesta de implementar una política de estado especial para la frontera norte, “porque la realidad que viven los estados y municipios de esta región, es muy diferente a la del resto del país”.

           Hernández Flores retomó su propuesta presentada en el foro  “Diálogos por la Seguridad”, convocada por el presidente Felipe Calderón, para “fortalecer la capacidad de atención e impedir que la delincuencia organizada aproveche la situación de vulnerabilidad de los repatriados y migrantes  para extorsionarlos, secuestrarlos o, incluso, cooptarlos en la comisión de delitos”.

 

 

 

 

Comentarios