Renuncia al PRI Aguirre Rivero; será candidato de la izquierda en Guerrero

jueves, 26 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 26 de agosto (apro).- Ángel Aguirre Rivero puso hoy punto final a su relación con el PRI, luego de una militancia de tres décadas.
Su dimisión ocurre un día después de que los partidos agrupados a Diálogo por la Reconstrucción de México (DIA) le abrieron la puerta para contender por la gubernatura en el estado de Guerrero.
En declaraciones a los medios de su entidad natal, el exgobernador interino explicó que su renuncia al PRI se debió a la imposición, por parte de los exgobernadores Rubén Figueroa Alcocer y René Juárez Cisneros, de Manuel Añorve Baños como candidato de esa fuerza política al gobierno de Guerrero.
Con esta renuncia, dijo, no hay ni traición ni deslealtad, más bien, agregó, se suma a un nuevo proyecto en beneficio de su estado y para impedir que unos cuantos dirijan el destino de la entidad.
Ayer, el presidente nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Ortega, formalizó la postulación del priista como candidato de la izquierda a la gubernatura de Guerrero.
En conferencia de prensa, Ortega manifestó que los partidos que conforman el DIA decidieron que Aguirre Rivero fuera su candidato en virtud de que tiene la fuerza para derrotar al aspirante del PRI, Manuel Añorve, quien –agregó– representa al cacicazgo que tanto daño ha hecho a la entidad.
“Ustedes saben cómo fue el proceso de imposición de Añorve, quiénes fueron los actores que participaron en ese proceso. Y entonces la disyuntiva de Guerrero está entre un gobierno progresista, apoyado con tres fuerzas de izquierda, o el figueroísmo, el regreso de los cacicazgos más nefastos a la entidad”, añadió.
No obstante, en una época Aguirre Rivero fue calificado por panistas y perredistas como “cacique mayor”. En su edición 1011, de marzo de 1996, la revista Proceso publicó una nota en la que se señala que el ahora candidato de la izquierda contaba con pistoleros a su servicio, como Luis Justo, de Azoyú, o Rufino Añorve, de Xochistlahuaca.
En junio pasado, de visita en Tlapa de Comonfort, el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador aseguró que sería fatal, terrible y un retroceso para el pueblo de Guerrero un eventual triunfo del PRI en las urnas.
El llamado “presidente legítimo” de México llamó a la unidad a los aspirantes de las fuerzas progresistas y de izquierda y se manifestó por la postulación de un candidato único, bajo las siglas del PRD, PT y Convergencia.
En entrevista, López Obrador expresó: “Ojalá y se unan los tres partidos del Frente Amplio Progresista y que haya un solo candidato, porque sería terrible que retornara el PRI a gobernar Guerrero.
Y a los precandidatos les recordó que el posible regreso del priismo al gobierno local sería fatal y un retroceso, y lo comparó al retorno del dictador Antonio López de Santa Anna, quien ocupó 11 veces la presidencia de la República.
También convocó al pueblo de Guerrero a no equivocarse y a no emitir ni un solo voto a favor de las fórmulas priistas ni panistas.
Al preguntarle, ese día, si apoyaría la campaña del candidato de la izquierda, el exjefe de Gobierno del Distrito Federal aclaró que lo haría "si hay unidad. Desde luego que ayudo en todo".
Pero precisó que si el PRD, PT y Convergencia establecen una alianza electoral con el PAN, "con todo respeto no vendría a realizar campaña" por el abanderado de las fuerzas progresistas.
Luego afirmó que tanto el PRI como el PAN son lo mismo y representan los intereses de la mafia de la política. Ambas fuerzas son propiedad de los grandes caciques, añadió.
Y ahora el candidato de la izquierda es un priista recién salido de esas filas.

Comentarios