EU ordena a diplomáticos sacar a sus hijos de Monterrey

viernes, 27 de agosto de 2010

MONTERREY, NL, 27 de agosto (apro).- El gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Estado, ordenó al personal de su Consulado General en Monterrey, Nuevo León, sacar a sus hijos menores de la ciudad, “por razones de seguridad”, a partir de esta fecha.

El vocero Bryan Quigley informó esta tarde que es la primera vez en la historia de México que una sede diplomática toma estas medidas.

Como medida adicional, a partir del 10 de septiembre próximo, todos los empleados del Consulado en esta ciudad deberán estar aquí sin hijos menores de 18 años.

Los que tengan pequeños deberán emigrar de la ciudad, o hacer que sus hijos pequeños regresen a Estados Unidos para no exponerlos a eventuales agresiones o secuestros.

Unas 25 familias diplomáticas en la capital de Nuevo León serán afectadas por la decisión, agregó Quigley.

“Esta medida es permanente, hasta nuevo aviso, hasta que mejore la situación. No se permitirán los niños de los funcionarios en la ciudad”, aclaró el vocero diplomático.

El Departamento de Estado, del que depende el Consulado, sostiene en su página en Internet que la violencia se ha aproximado a los planteles educativos donde estudian los hijos de algunos diplomáticos estadunidenses, y las policías locales no tienen la capacidad de garantizar su seguridad frente a los criminales.

En la advertencia lanzada hoy, la oficina estadunidense señala que la nueva disposición obedece a la balacera que ocurrió el pasado 20 de agosto a las puertas del exclusivo Colegio Americano (American Foundation School) y a la elevada incidencia de secuestros en el área de Monterrey.

En ese enfrentamiento, un grupo de pistoleros se enfrentó y levantó a seis guardias de la empresa Fomento Económico Mexicano (Femsa), quienes custodiaban a hijos de los empresarios de esa firma regiomontana que estudian en ese instituto ubicado en Santa Catarina.

Al parecer, el objetivo era el hijo de uno de los ejecutivos del consorcio regiomontano.

Más tarde, dos guardias fueron regresados muertos junto con otros cuatro que fueron liberados al día siguiente.

La advertencia estadunidense recuerda que aún continúa la autorización del gobierno norteamericano para que miembros de los consulados de Tijuana, Nogales, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo y Monterrey lleven sus familias de regreso a su país por razones de seguridad.

“Basados en una revisión de la seguridad en Monterrey tras la balacera del 20 de agosto de 2010 frente a la American School Foundation en Monterrey, y la alta incidencia de secuestros en el área de Monterrey, el personal del Consulado General de Monterrey ha sido avisado que una manera inmediata, práctica y confiable de reducir los riesgos de seguridad de sus hijos es sacarlos de la ciudad”, se lee en el texto.

También hace referencia directa a los peligros en el exterior de los planteles: “El nivel de violencia en Monterrey se ha expandido a áreas cercanas a las escuelas a las que acuden muchos niños de ciudadanos norteamericanos. La policía local y los cuerpos de seguridad privada no tienen la capacidad para disuadir elementos criminales a que se retiren de las áreas cercanas a las escuelas”.

La advertencia además hace referencia a los llamados ‘narcobloqueos’ usados por miembros de la delincuencia organizada que roban camionetas para bloquear los caminos e impedir el avance de la respuesta militar a las actividades criminales, principalmente el área cercana a Monterrey.

Precisa: “También en Monterrey, miembros de la delincuencia organizada han secuestrado huéspedes de hoteles de renombre en el área del centro de la ciudad, bloqueando calles adyacentes para impedir la llegada de las fuerzas del orden. Los delincuentes también han atacado instalaciones de gobierno, como puestos militares, de aduana y migración”.

Asimismo, la alerta hace referencia a la violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua, Reynosa, Tamaulipas, y el área de La Laguna, que incluye las ciudades de Torreón, Coahuila, y Gómez Palacio y Lerdo, en Durango.

El documento reconoce que el gobierno de México hace un gran esfuerzo para proteger a los millones de ciudadanos que visitan con seguridad cada año el país.

Por ello “es imperativo que los ciudadanos norteamericanos comprendan los riesgos que implica viajar a México y la mejor manera para evitar los peligros para no ser víctimas y saber a quién contactar en caso de ser objeto de violencia o un acto delictivo”.

 

Comentarios