Los Zetas exigieron rescate a familiares antes de la masacre

viernes, 27 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 27 de agosto (apro).- Familiares de los guatemaltecos identificados entre las víctimas de la masacre de San Fernando, Tamaulipas, revelaron que días antes de la matanza Los Zetas exigieron rescate para liberarlos.

Mientras crece la indignación y se generaliza la condena por la masacre, el padre de una de las cuatro víctimas guatemaltecas identificadas hasta el momento, Daniel Boche, dio a conocer que días antes su familia recibió llamadas de Los Zetas para exigir rescate por su hijo, de 17 años y dos de sus yernos, de 22 y 24 años, quienes salieron del departamento de Progreso, Guatemala, el pasado 9 de agosto con destino a Estados Unidos.

Explicó que el fin de semana pasado hombres “con acento mexicano” le exigieron dos mil dólares por la libertad de cada uno de sus familiares.

Este viernes, al confirmarse la identificación de cuatro guatemaltecos entre las víctimas, el gobierno de Álvaro Colom reiteró hoy su "condena enérgica" por este hecho, y pidió a las autoridades mexicanas una exhaustiva investigación, así como acciones en defensa y protección de los inmigrantes.

En el mismo tenor se expresó el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien condenó la matanza, subrayó la necesidad de "coordinar" en la región la lucha contra el crimen transnacional y demandó esclarecer los hechos.

“Este trágico episodio refleja la confluencia de dos fenómenos que afectan el desarrollo de América Latina y su sistema democrático: la acción del crimen organizado y la desprotección que viven tantos compatriotas latinos que emigran en busca de un futuro mejor”, señaló Insulza en un comunicado.

Mientras tanto, en México crecen las exigencias de renuncia de la comisionada del Instituto Nacional de Migración, Cecilia Romero. Este viernes, se sumaron a la demanda diversas organizaciones no gubernamentales defensoras de los derechos de los migrantes.

El albergue “Hogar de la Misericordia”, de Chiapas, y la Casa del Migrante de Huimanguillo, Tabasco se sumaron a la protesta contra Romero.