Por pugnas entre narcos, el 80% de las muertes: Poiré

viernes, 27 de agosto de 2010

MÉXICO, DF, 27 de agosto (apro).- El secretario del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré Romero, reveló que 80% de las 28 mil 353 ejecuciones registradas en el sexenio están vinculadas a pugnas entre los distintos cárteles que operan en el país.
En la conclusión de los Diálogos por la Seguridad que se llevan a cabo en el Casino Militar del Campo Marte, el vocero presidencial de la “guerra” contra el narcotráfico detalló que 22 mil 701 ejecuciones son atribuibles a la lucha que mantienen los distintos grupos delincuenciales, las cuales se concentran en 162 municipios y seis entidades.
Estas son Chihuahua, que concentra 30% de los homicidios; Sinaloa, 13; Baja California, 6.3; Michoacán, 5.4; Tamaulipas, 3, y Nuevo León, con 2.6%.
Explicó que de los más de 115 mil detenidos por delitos contra la salud, existe la presunción de que al menos unas 81 mil 128 personas están vinculadas a algún cártel del narcotráfico.
También destacó que la cifra total de detenidos supera a los 64 mil del sexenio zedillista y los 58 mil del gobierno de Vicente Fox.
Según el diagnóstico del gobierno federal, acotó Poiré Romero, se identifican siete conflictos entre los cárteles del narcotráfico, e incluso el saldo de víctimas fatales que han dejado.
Puntualizó que 36%, de los 22 mil 701 homicidios vinculados a la disputa entre cárteles, se deriva del enfrentamiento entre del Pacífico y el de Juárez.
Le siguen las disputas del cártel del Pacifico, que lidera Joaquín El Chapo Guzmán, contra el grupo de los hermanos Beltrán Leyva.
A su vez, el cártel del Pacífico mantiene enfrentamientos contra el cártel del Golfo y con el grupo que encabezan los hermanos Arellano Félix.
El quinto conflicto es el que sostiene La Familia Michoacana contra el cártel Golfo-Zetas, al mismo tiempo que La Familia se enfrenta contra los hermanos Beltrán Leyva.
El portavoz de la “guerra” contra el crimen organizado también habló de la escisión del grupo Golfo-Zetas lo cual, dijo, explica el creciente fenómeno de violencia en Tamaulipas y Nuevo León.

Comentarios