Calderón, dispuesto a debatir legalización de mariguana

martes, 3 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 3 de agosto (apro).-  Tras escuchar las voces de organizaciones no gubernamentales y de académicos sobre la posibilidad de legalizar la mariguana, el presidente Felipe Calderón aceptó debatir sobre las conveniencias y los aspectos negativos de tomar una decisión de tal envergadura, a fin de golpear las finanzas de los cárteles de las drogas.

Esta inédita postura de Calderón surgió hoy en el marco de la segunda sesión del Diálogo por la seguridad, hacia una política de Estado, acto celebrado en el Campo Marte. En este encuentro, especialistas y estudiosos del fenómeno de la inseguridad exigieron no perder de vista el hecho de que en Estados Unidos el consumo de la mariguana tiende a permitirse oficialmente.

Por la noche, la presidencia de la República emitió un comunicado en el que se subrayó que Felipe Calderón está en contra de la legalización de la mariguana; sin embargo, está dispuesto debatir el tema.

California podría convertirse en noviembre próximo en el primer estado de la Unión Americana en legalizar la venta y posesión de la mariguana. Hasta ahora hay 14 estados de ese país que han permitido la compra de éste enervante, aunque sólo sea para uso medicinal. Activistas estadunidenses como Stephen Gutwillig, ha dicho que la comercialización de la mariguana cuenta con un sólido apoyo por parte de la gente.

 En su intervención final tras más de cuatro horas de debate, Calderón dijo que cualquier acción que se tome en el ámbito internacional y, particularmente en Estados Unidos, va a tener una repercusión en México.

 “Esto –puntualizó-- es un debate medular que debe darse dentro de la pluralidad democrática. Los argumentos de unos y de otros son fundamentales.

“Por un lado, hay quien alega que, precisamente, la legalización implicaría un aumento enorme en el consumo en varias generaciones de mexicanos, en parte por el efecto mismo en la disminución del precio; en parte también por la disponibilidad; en parte, por la idea que se genera de que es aceptable y socialmente bueno y hasta medicinal ese uso”, comentó.

No obstante, Calderón también puso sobre la mesa las consideraciones de quienes están en contra, ya que, dijo, se dejaría en grave riesgo de sufrir una adicción a varias generaciones de jóvenes y adolescentes.

Calderón aceptó abrir el debate sobre la legalización de la mariguana en vísperas de su reunión con líderes religiosos, en el marco del mismo Diálogo por la Seguridad. Al menos la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) ha dejado claro su rechazo a una legalización de las llamadas drogas suaves.

Ayer, Eduardo Gallo, presidente de la organización México Unido contra la Delincuencia, propuso abrir el debate sobre la legalización de la marihuana como un plan B, en caso de que la actual estrategia del gobierno no funcione o requiera de medidas complementarias.

Al intervenir en la primera sesión de los Diálogos por la Seguridad,  Gallo dijo que, aunque lo han tildado de loco por hablar de este tema, es importante analizar todas las opciones y, de esta manera, medir de qué tamaño es el abanico de posibilidades sin importar los tabúes y sin quedarse anquilosados.       

Al concluir la primera sesión, Calderón no retomó el tema. Sin embargo, en la segunda sesión, el analista e historiador Héctor Aguilar Camín planteó dar un giro en las alternativas para enfrentar el poderío de los narcotraficantes, al “analizar con seriedad” la posibilidad de legalizar el consumo de la mariguana, sobre todo ante lo que está sucediendo en California.

Por su parte, Miguel Molina, asesor de la dirección general del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), dijo que “la legalización de la mariguana se aprobará en California en noviembre” y preguntó: “¿Qué vamos a hacer? ¿Qué va a pasar en el mercado y con ese producto legalizado en su uso que se produce en México?”

A diferencia de ayer, Calderón esta vez sí atendió este reclamo, al aceptar que su gobierno puede discutir ampliamente este tema como una medida urgente para reducir el flujo de efectivo hacia los carteles de las drogas

“Si el mejor argumento a favor de una legalización es, precisamente, que la reducción del precio del mercado negro va a generar beneficios; si estos son productos que no se determinan en su precio internacionalmente, y a nuestro lado está el mayor consumidor del drogas en el mundo; es decir, el precio se determina internacionalmente, lo que hagamos nosotros en esa materia va a ser irrelevante y sólo vamos a pagar las consecuencias negativas y, realmente, muy poco o nada de las positivas”, destacó.

Comentarios