"Los indestructibles", héroes hollywoodenses de la vieja escuela

lunes, 30 de agosto de 2010

MÉXICO, D. F., 25 de agosto (apro).-  Dirigida por Sylvester Stallone, Los indestructibles (The Expendables, E.U.-2010) es una de esas películas de acción que ya no se hacen: Héroes gringos que patean los traseros de dictadores del tercer mundo, damiselas en peligro, camaradería, villanos unidimensionales y efectos especiales que parecen provenir del mundo real y no de complejos programas de computadora.

Y, por si fuera poco, cuenta con un elenco de héroes de antaño, cuyas carreras difícilmente volverán a levantar; de ahí el título en inglés, The Expendables, o sea los prescindibles, justamente lo contrario del título del filme con el que se quiso jugar. ¿Qué actores? Además de Stallone, tenemos a Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Jason Statham, Jet Li, Dolph Lundgren, Eric Roberts, Randy Couture, Mickey Rourke y Terry Crews.

No hay hackers computacionales, adolescentes inexpertos, robots del espacio exterior, ni súper héroes, sólo explosiones, balazos, trancazos y persecuciones.

La aventura principal comienza cuando el grupo mercenario, comandado por Barney Ross (Stallone), es contratado por un agente de la CIA (interpretado por Bruce Willis) para una misión en un país sudamericano donde habitan un tirano (David Zayas), un exagente del gobierno (Roberts) y una bella mujer (Giselle Itié).

El objetivo es derrocar al tirano, pero detrás de éste se encuentran algunos cabos sueltos que complicarán las acciones de nuestros héroes, al tiempo que constituyen la sal y la pimienta de la historia.

La manera en que los tres elementos se relacionan no es muy complicada, de hecho es algo ya visto, pero la historia está tan bien contada y es tan divertida que esos detalles pueden ser omitidos: la acción se complementa con una trama sencilla que provee a nuestros héroes de pretextos para actuar, como lo hacen en la cinta.

A lo anterior habrá que sumar algunos conflictos existenciales de los personajes --en su mayoría propios de la edad, ya que la mayoría ya ronda los 60-- y una traición…

A pesar de ser un poco cursi, tanto en su desenlace como en la relación que mantienen los “good guys”, Los indestructibles resulta bastante rentable: se divertirá viendo a los chicos buenos acabando con los malos.