Un fraudulento autor de libros de ajedrez

lunes, 30 de agosto de 2010

MEXICO, DF, 25 de agosto (apro).- Una de las editoriales más conocidas en el mundo del ajedrez es la del Informador Ajedrecístico, cuya sede está en Belgrado. Dicha editorial publica los Informadores, que salen a la luz pública cada tres meses y contienen las mejores partidas del trimestre anterior a su venta. Igualmente, produce las enciclopedias de las aperturas y del medio juego, esta última es una obra que contiene más de mil posiciones de táctica ajedrecística al máximo nivel.

Originalmente la Enciclopedia del Medio Juego en Ajedrez (Chess Informant, Belgrado 1980), como se le llamó originalmente, es una obra muy interesante en lo que se refiere al estudio que todo jugador de ajedrez debe hacer si quiere progresar en el capítulo de las combinaciones en ajedrez. Los temas como la clavada, el peón pasado, el recurso del rey ahogado, el zugzwang, el zwitchenzug, etcétera, se pueden ver en cientos de ejercicios y quien trabaje con este libro metódicamente, verá progresos en su nivel de juego.

Pues bien, esta obra ha sido prácticamente plagiada por un autor norteamericano de libros de ajedrez llamado Eric Schiller, quien publicó en 1994 El Gran Libro de las Combinaciones (The Big Book of Combinations). Es costumbre que muchos autores tomen los ejemplos de otros libros, pero lo que Schiller hizo va mucho más allá.

El estadunidense copió varios cientos de posiciones del libro original y además, agregó errores que ya se le conocen desde hace mucho. Edward Winter, un especialista en la historia del ajedrez, el cual parece ser que es más de una persona en realidad, porque no existe ni una fotografía de este personaje, es crítico y puntilloso en sus análisis, y halla en la obra de Schiller montones de errores, inconsistencias, copias palabra por palabra, entre tantos problemas, que rayan en el absurdo.

Por ejemplo, dice Schiller en su prefacio, en la página 3: “Las combinaciones incluyen la mayoría de las más famosas y de los más conocidos ejemplos, pero hay muchas posiciones tomadas de literatura rara y poco explorada”. Y agrega: “Encontrará aquí muchas combinaciones que jamás habrá visto antes, sin importar cuantos libros de ajedrez haya estudiado”.

El Gran Libro de las Combinaciones presenta las posiciones en orden cronológico y al abrirlo al azar, por ejemplo, en las páginas 150-151, Schiller ofrece 12 posiciones que se jugaron en 1978-1979. Puede verse que las 12 posiciones del libro de Schiller aparecen en la Enciclopedia del Medio Juego. Cinco de esas posiciones pone Schiller, se jugaron en la Unión Soviética. ¿Por qué pone así? Porque es la misma información que da la Enciclopedia en cuestión.

Pero si se hace un análisis más exhaustivo, podemos ir a la página 17, donde empiezan las posiciones del siglo XX y hasta la Segunda Guerra Mundial (pág 38). Hay 132 posiciones, Sorprendentemente se encuentra que todas, menos media docena, se plagiaron directamente de la Enciclopedia, sin la mínima palabra de crédito al libro original. En cualquier parte del libro de Schiller se puede observar lo mismo.

Winter hizo un experimento entonces, le pidió a un colega, que no tenía ninguno de los dos libros, que eligiera cualquier año de alguna década. Eligió 1958 y le informamos al amigo que de las 13 posiciones halladas en el libro de Schiller, 13 estaban en la Enciclopedia.

En la página 200 del número de mayo 1985, del British Chess Magazine, Winter escribió que había un error en la Enciclopedia. El juego Capablanca vs Fonaroff se jugó en 1904 y no como dice equivocadamente, en 1918, así como la victoria del cubano sobre Mieses, datada en 1931 en lugar de 1913. Schiller, sin embargo, copió los mismos errores de la Enciclopedia directamente. Por ejemplo, en la primera posición de la página 17 del libro de Schiller, dice: Schlechter-Metger, Vienna 1899. Esto es exactamente lo que pone la enciclopedia referida en su página 202. Pero en ese famoso partido, que ganó el blanco, el rival era Meitner, no Metger. Curiosamente, dos páginas antes, Schiller pone una posición idéntica y dice: Schlechter-Meitner, pero da la fecha 1889 y el lugar es “Bec” ¿Por qué? Porque Schiller no sabe que Bec significa Vienna en serbo-croata.

Winter demuestra con un sinfín de ejemplos el total plagio de Schiller a la obra de la enciclopedia del medio juego. Sin embargo, esto no ha hecho que Schiller sea más cuidadoso. Ha escrito al menos media centena de libros de esta manera, descuidando los detalles más evidentes, copiando palabra por palabra artículos y datos de otras fuentes sin citar jamás la fuente.

Eric Schiller es quizás uno de los autores de libros de ajedrez más fraudulentos que hay en el mundo de las 64 casillas. Si usted ve un libro de dicho autor, considere que probablemente esa información pueda conseguirse de mejores fuentes, de autores que han hecho el trabajo y no solamente copiado la información sin fijarse en ocasiones siquiera de lo que copian.