Mexicana y sindicatos aceptan negociar en la STPS

jueves, 5 de agosto de 2010

MÉXICO, D. F., 5 de agosto (apro).- En medio de la crisis por la que atraviesa Mexicana de Aviación, hoy se instaló una mesa de diálogo en la Secretaría del Trabajo en busca de alcanzar un acuerdo entre representantes de la empresa y los dirigentes de los sindicatos de pilotos y sobrecargos.

Convocados por el titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Javier Lozano Alarcón, las partes involucradas intentan alcanzar una salida negociada al diferendo que hoy las enfrenta.

En paralelo, la crisis de Mexicana de Aviación se vio hoy agravada por la demanda de tres empresas estadunidenses que reclaman la devolución de cuatro aviones y dos motores.

Las empresas solicitaron a la Corte de Bancarrotas para el Sur de Nueva York que las exente de una orden emitida el lunes pasado, por la cual se prohibió la retención o embargo de los bienes operados por la aerolínea en Estados Unidos.

En una moción de emergencia, el banco Wells Fargo, la arrendadora Marco Aircraft Leasing y la firma Aeroturbine reclamaron la devolución, ya que Mexicana ha dejado de pagarles; desde la última semana de julio les debe 1.3 millones de dólares más intereses que se acumulen.

También pidieron la devolución de las bitácoras y registros de otro avión que fue retenido el 29 de julio en el aeropuerto O´Hare de Chicago.

Wells Fargo es el arrendador de los cuatro aviones no devueltos, Marco Aircraft, la dueña del avión ya retenido, mientras que Aeroturbina, de los motores.

Los aviones no devueltos son un Airbus A320-200 y tres Airbus A19-100, mismo modelo del que fue retenido en Chicago.

Tres de los aviones en poder de Mexicana son, según Wells Fargo, de modelo reciente, tienen menos de un año de uso y están valuados en 34 millones de dólares cada uno.

El pasado 29 de julio, las empresas hicieron llegar a Mexicana varias cartas en las que dieron por terminados los arrendamientos, y exigieron el pago de rentas y la devolución de los equipos. Un día después, presentaron una demanda de pago de daños y perjuicios contra la aerolínea en la Corte de Distrito para el Sur de Nueva York.

Esta demanda fue presentada tres días antes de que Mexicana promoviera, simultáneamente, un concurso mercantil en México y una solicitud de protección ante la Corte de Bancarrotas de Nueva York.

Las empresas acreedoras consideraron que los aviones deben ser devueltos y de ninguna manera pueden ser considerados parte de los de bienes propiedad de Mexicana, que eventualmente pueden ser liquidados para pagar deudas.

Por otra parte, la Asociación Sindical de Pilotos de Aviación (ASPA), acusó a los dueños de Mexicana de Aviación de estar desmembrando a la aerolínea, en vez de fortalecerla.

Al rechazar la propuesta de Mexicana de que los pilotos compren la empresa por un peso, o que acepten reducciones en su salario y recorte de personal, los pilotos negaron ser los culpables de la crisis de la aerolínea o que sean los únicos que tengan la solución para salvarla.

Pero al margen de los diferendos, los dirigente de los sindicatos de Pilotos, Fernando Perfecto, y de Sobrecargos, Lizette Clavel, desde las 11:00 horas, se reunieron a puerta cerrada en la Secretaría del Trabajo.

Los pilotos sostienen su apertura a discutir el Contrato Colectivo del Trabajo, mientras que los sobrecargos establecen su rechazo a sacrificar personal y que sea "pulverizado" en gran parte su contrato colectivo.

 La líder de sobrecargos, Lizete Clavel, insistió en que en la mesa de diálogo se debe agregar a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Los mil 300 sobrecargos se mantienen en la postura de no negociar a la baja las condiciones laborales.

Mientras tanto, el Senado de la República adelantó que no intervendrá en el conflicto que atraviesa Mexicana de Aviación. No obstante, el coordinador del PAN, Gustavo Madero, dejó abierta la posibilidad de que en un momento dado se pueda llamar a comparecer a los responsables de la aerolínea ante la denuncia de integrantes de ASPA de una posible quiebra ficticia.

El legislador panista precisó que está muy claro el marco legal y financiero en el cual se puede debatir la salida de la crisis que enfrenta Mexicana de Aviación, y reiteró, hasta ahora no hay nada que justifique la incumbencia del Senado o la Comisión Permanente.

La víspera, el sindicato de pilotos pidió la intervención del Congreso de la Unión para que promueva auditorías a la Compañía Mexicana de Aviación (CMA) a fin de que “no se concrete una quiebra ficticia”.