Fox y Calderón, detrás de Mexicana: AMLO

lunes, 9 de agosto de 2010

MÉXICO, D.F., 9 de agosto (apro).- El excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador habló este lunes del caso de Mexicana de Aviación, y consideró que el conflicto entre la empresa y el sindicato demuestra, una vez más, que las instituciones gubernamentales están al servicio de los 30 empresarios potentados que se adueñaron del país.

En su mensaje semanal difundido por You Tube, López Obrador criticó la maniobra empresarial del accionista mayoritario del Grupo Posadas, Gastón Azcárraga.

“Este señor se quedó con Mexicana de Aviación porque ese fue el pago que le dio (el expresidente) Vicente Fox, porque le ayudó en la campaña presidencial del 2000”, afirma.

De acuerdo con el político tabasqueño, Azcárraga no paga impuestos y, además, ha tenido el aval del gobierno federal para obtener créditos.

“Desde luego, cuenta con el apoyo de Felipe Calderón, porque también contribuyó en el fraude electoral de 2006. Tiene todas las influencias”, puntualiza.

Según el exjefe de Gobierno del Distrito Federal, desde que es dueño de Mexicana, Azcárraga empezó a socavar el Contrato Colectivo de Trabajo (CCT), tanto de los pilotos como de los sobrecargos.

“Empezaron a quitarles prestaciones y, por primera vez en mucho tiempo, la empresa solicitó que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA) revisara el contrato porque considera que es excesivo el beneficio que se da a los trabajadores. En el caso de sobrecargos, agrega, se mutiló el CCT, y las instituciones están a su servicio (del empresario) por contribución en el fraude electoral”.

Ahora, agrega, el empresario va sobre los pilotos, con una maniobra que está haciendo con la JFCA y la Secretaría del Trabajo, en el sentido de que “empezaron a crear empresas nuevas con otro contrato y ahora quieren despedir a trabajadores, sobrecargos, pilotos, acabar, pues, con los sindicatos, todo esto con la complicidad de Calderón y del gobierno”.

Eso, dijo, demuestra que “no hay Estado de Derecho, sino de chueco”, y en el caso de Mexicana, dice, debe intervenir el gobierno para poner orden.

 “Hay que poner orden, que se aplique la Ley Federal del Trabajo (LFT), porque la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje no está al servicio de Gastón Azcárraga”, remata López Obrador, quien además exigió una auditoría sobre la compra venta de la aerolínea que en 2005 se vendió a Azcárraga supuestamente en 160 millones de dólares.

Comentarios