Alcalde descarta más violencia en Nuevo León por detención de "La Barbie"

miércoles, 1 de septiembre de 2010

MONTERREY, NL, 1 de septiembre (apro).- El alcalde panista de San Pedro, Mauricio Fernández Garza, descartó que la detención de Edgar Valdez Villarreal, La Barbie, vaya a provocar un incremento de violencia en la entidad.
“Espero que no: como que la fiesta estaba un poco en paz en San Pedro. Si se están disputando el mando por la plaza, yo no siento que esto haya derivado en una confrontación, o por lo menos no se ha manifestado”, dijo el edil hoy, antes de entrar a la apertura del periodo de sesiones en el Congreso local.
“De los Beltrán Leyva se ha leído en los medios de comunicación, fundamentalmente su operación era en San Pedro. Pero como ahorita hay una cargada en Nuevo León de Zetas y Beltranes, entonces todos estamos en una confrontación de cárteles”, señaló Fernández, quien reiteró que actualmente el municipio que gobierna está limpio de organizaciones criminales.
Por su parte, esta mañana el procurador Alejandro Garza y Garza señaló que el arresto de La Barbie y la muerte de José Luis Carrizales, El Tubi, el martes pasado en el penal de Nuevo Laredo, Tamaulipas, no han desencadenado nuevos episodios de violencia en Nuevo León.
“Estamos planeando a diario lo que son los eventos que pudieran llegar a presentarse, y no tenemos previsto, ahorita por el momento, ninguna reacción con respecto a la detención de La Barbie, y con lo de la ejecución de El Tubi, tampoco”, dijo.
Comentó que la detención de Valdez Villarreal, el lunes pasado en el Estado de México, es un triunfo para todo el país.
“Definitivamente es un logro. Siempre hemos hablado de que el problema que estamos viviendo no es un problema nada más local, no es un problema del estado, sino que es un problema nacional. Definitivamente es un éxito la detención de esta persona, no nada más en cuanto a Nuevo León, reo que para todo el país”, dijo.
Por último, el funcionario señaló que el gobierno de Nuevo León planeaba inconformarse con la resolución que había tomado el juez tercero de lo penal al absolver a Carrizales de los tres delitos de secuestro por los que estaba internado en el penal de Puente Grande, Jalisco, desde el 2005, antes de ser trasladado al reclusorio tamaulipeco para enfrentar a la justicia por delitos cometidos en esta entidad.