Destaca Calderón captura de "La Barbie" y muerte de "Nacho" Coronel

miércoles, 1 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F. 1 de septiembre (apro).- Además de un cúmulo de cifras sobre el aseguramiento de enervantes, dinero y armas, el presidente Felipe Calderón destaca en su IV Informe de Gobierno la captura de narcotraficantes, entre los que se encuentra el jefe de gatilleros de los hermanos Beltrán Leyva, Edgar Valdez Villarreal, La Barbie, detenido apenas el lunes 30.
    En el capítulo sobre crimen organizado sobresale otra figura del narcotráfico y que formaba parte del cártel de Sinaloa: Ignacio, El Nacho, Coronel Villarreal, quien murió abatido a tiros el 29 de julio durante un operativo implementado por efectivos del Ejército Mexicano en Guadalajara, Jalisco.
    De Coronel Villarreal el informe presidencial señala que “se encargaba de dirigir las operaciones de narcotráfico para su organización (el cártel de Sinaloa) en el occidente del país”.
    Antes de la embestida contra Coronel, el informe refiere que, en otro operativo también encabezado por elementos del Ejército, falleció Mario Carrasco Coronel, El Gallo, sobrino de Ignacio Coronel.
    Al detallar el trabajo de un año en el ataque al narcotráfico, el informe presidencial destaca el combate sin distingos a decenas de capos de distintos cárteles de la droga.
    Se menciona, por ejemplo, el presunto desmembramiento de la célula de los hermanos Beltrán Leyva en el Estado de México con la caída de Gerardo Álvarez Vázquez, El Indio, quien estaba “alineado” con Valdez Villarreal, La Barbie.
    De igual forma se enfatiza la captura, el 9 de junio último en Monterrey, Nuevo León, de Héctor Raúl Luna Luna, El Tory, pieza importante del cártel de Los Zetas.
    Según el informe, también se combatió a la organización representada por la familia Carrillo Fuentes, pues fueron aprehendidos José Rodolfo Escajeda, El Riquín; Sergio Enrique Ruiz Tlapanco, alias El Z-44 –Los Zetas están aliados con el cártel de Juárez--; Ana Georgina Domínguez Macías, La Conta Gina; y José Jalil Abraham Santiago, El Negro, estos últimos miembros del cártel del Golfo.
    En su IV Informe de Gobierno, el presidente Calderón también destaca la reforma a la ley contra la venta de droga a granel, el combate a las organizaciones dedicadas al terrorismo, acopio y tráfico de armas. También se mencionan acciones en contra de importantes redes dedicadas al tráfico de menores en indocumentados entre los años 2007 y 2010.
    Aun con sus yerros y desatinos, el presidente de la República aborda el tema de la depuración y fortalecimiento de las policías del país. Apenas el martes 30 la Secretaría de Seguridad Pública Federal dio a conocer el cese de tres mil 500 agentes federales.
    El anuncio resultó escandaloso, pues durante los últimos 13 años se han invertido cerca de 300 mil millones de pesos en el fortalecimiento de la seguridad del país, en particular en la capacitación y depuración de las policías, sin éxito.
    Este anuncio –el cese de los agentes– se contradice con el contenido del Informe, el cual destaca en su capítulo dedicado a la Policía Federal, que esta estructura policíaca ha mejorado su organización interna y que en este sexenio se ha impulsado un nuevo modelo de desarrollo policial.
    En este proyecto el presidente destaca que para mejorar a las policías se han fortalecida áreas estratégicas como las de inteligencia, investigación, seguridad regional, así como tareas científicas y el despliegue territorial “con una visión se proximidad social”.
    En el combate delictivo, el IV Informe de Gobierno señala que sus objetivos son el rescate de los espacios públicos y otros como “Escuela Segura”, el tratamiento de adictos a las drogas a través de los Centros Nueva Vida… Y también se ha trabajado, dice el informe, el la cooperación internacional.
    Durante el periodo de septiembre de 2009 a agosto de 2010, el gobierno federal ha puesto a disposición de las autoridades de otros países a 99 presuntos delincuentes y ha logrado que 22 supuestos criminales sean devueltos al país para ser procesados por diversos delitos.