Padres de Jyri Jaakkola exigen castigo ejemplar para asesinos de su hijo

miércoles, 1 de septiembre de 2010

OAXACA, Oax., 1 de septiembre (apro).- Los padres del finlandés Jyri Jaakkola, quien en abril pasado perdió la vida junto con la activista Alberta Cariño, durante un ataque perpetrado por paramilitares contra una caravana humanitaria que se dirigía a San Juan Copala, demandaron al presidente Felipe Calderón un castigo ejemplar para los asesinos de su hijo.
“Entendemos que es un proceso jurídico, pero también vemos la necesidad de un apoyo político para que se aceleren las investigaciones y se esclarezca con prontitud el caso”, señalaron Eve y Raimo Jaakkola.
“Estamos aquí para exigir justicia para nuestro hijo”, dijeron los padres de Jyri, luego de reunirse con integrantes del Centro de Derechos Humanos Bartolomé Carrasco Briseño, de la Comisión Diocesana de Paz y Justicia, y de la Universidad de la Tierra, entre otros.
De manera contundente, Eve Jaakkola afirmó: “En Oaxaca hemos comprendido que hay mucha gente que no tiene derechos humanos, hay mucha gente que trata de defender a gente oaxaqueña, como por ejemplo a los pueblos triquis, para quienes también pedimos justicia”.
Y agregó: “Si el gobierno defiende a todo su pueblo, no se necesitan defensores de derechos humanos, y por eso queremos decir que esperamos que el gobierno (de Felipe Calderón) pueda defender a sus propios ciudadanos”.
Además, se manifestó esperanzada de que los triquis “puedan seguir este trabajo (de autonomía) en paz, y (que haya) un respeto por parte de las autoridades para que los activistas no caigan en situaciones de amenazas”.
Por su parte, el señor Raimo Jaakkola afirmó que lo que más le conmovió en su viaje a esta ciudad fue “el encuentro con las mujeres triquis que mantienen un plantón en el zócalo, y entiendo que no solamente son ellas, sino toda la comunidad de San Juan Copala y muchos otros pueblos indígenas que no tienen sus derechos humanos observados o reconocidos, además de que les falta educación y salud”.
El padre del activista asesinado prosiguió: “Me impactó muchísimo ver a los niños con hambre y me puse muy triste. Estoy horrorizado por esa situación, la única que nosotros conocemos y que, entendemos, se repite en otras comunidades”.

Comentarios