Tráiler con cuerpos de indocumentados choca en el DF

miércoles, 1 de septiembre de 2010

MÉXICO, DF, 1 de septiembre (apro).- El tráiler frigorífico con 56 cuerpos de los indocumentados centro y sudamericanos, asesinados hace una semana en Tamaulipas, finalmente arribó a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), donde depositaría los cadáveres en resguardo, sin embargo, poco antes la unidad chocó y dejó cuatro personas lesionadas, una de ellas de gravedad.

El percance se registró en la esquina de Doctor Navarro y Niños Héroes, en la colonia Doctores, luego que el tráiler rebasó la entrada al Semefo, por lo que más adelante buscó dar vuelta de manera brusca, lo que provocó el alcance con dos unidades particulares.

El accidente le causó una lesión grave a Elvia Rodríguez, de 20 años, quien quedó prensada entre dos automóviles y tuvo que ser trasladada al hospital de Magdalena de las Salinas, donde le amputaron la pierna.

Más tarde, los cadáveres de los migrantes fueron depositados en la funeraria La Piedad, donde fueron embalsamados para posteriormente regresarlos al Semefo.

De acuerdo con la Procuraduría General de la República (PGR), los cuerpos serán sometidos a pruebas de identificación por odontología y antropología forense, así como de ADN, a razón de cuatro cadáveres por hora.

Una vez que se termine con las identificaciones, se le comunicará a las embajadas respectivas para repatriarlos.

Según la PGR, del total de cuerpos recibidos hoy, fueron repatriados 11 ya identificados a El Salvador, los cuales se suman a los 16 que el lunes pasado fueron enviados a Honduras. Estos últimos llegaron hoy a Tegucigalpa en medio de la conmoción de sus familiares.

El presidente hondureño, Porfirio Lobo; el canciller, Mario Canahuati, y otros funcionarios recibieron los cuerpos junto a familiares de las víctimas en la Base Aérea Hernán Acosta Mejía de Tegucigalpa, a donde llegaron los féretros en un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM).

Lobo, quien estuvo acompañado de su esposa, Rosa de Lobo, calificó de “inmensa tragedia” para Honduras la muerte de los 16 hondureños y expresó, en un breve mensaje, a los familiares de las víctimas las condolencias y solidaridad en nombre del pueblo hondureño y de su gobierno.

Hasta hoy, quedaban pendientes de identificar y repatriar 45 cuerpos.

 

Comentarios