Arraigan a 11 federales por atacar comandancia municipal de Oaxaca

viernes, 10 de septiembre de 2010

OAXACA, Oax., 10 septiembre (apro).- La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) ordenó el arraigo de 11 elementos de la Policía Federal que atacaron la comandancia municipal de Ciudad Ixtepec, y permitieron la fuga de cuatro compañeros que se encontraban detenidos.
Así lo dio a conocer vía telefónica el síndico municipal de Ciudad Ixtepec, Erasmo Carrasco Carrasquedo, quien afirmó que ésta es la tercera ocasión en que agentes de esa corporación cometen “brutalidades” en esa localidad.
Según consta en la averiguación previa 230/2010, la Policía Municipal detuvo, el pasado miércoles 8, a cuatro agentes federales que arribaron a un bar en estado de ebriedad y provocaron escándalos. La detención molestó a sus compañeros, quienes con pistola en mano los liberaron.
Al mando del grupo de 11 agentes iba el comandante Juan Manuel Álvarez Ramírez, quien ordenó el ataque a la comandancia municipal. El saldo fue de seis policías locales lesionados.
Carrasco Carrasquedo denunció “la brutalidad característica de ellos (los policías federales), porque llegaron echando bala con sus armas R-15 y otras de alto poder que les da el gobierno federal para realizar su trabajo y no para golpear al pueblo, luego nos golpearon a mí y a seis policías nuestros para rescatar a sus compañeros”.
Por fortuna, dijo, el Ejército Mexicano intervino y logró desarmar a los policías federales hasta someterlos al orden, con lo que evitaron una tragedia mayor.
De acuerdo con el síndico, el caso está en manos de Marco Tulio Velázquez Escamilla, responsable de Asuntos Internos de la SSP, quien confirmó el arraigo de  sus subalternos.
Entre los policías arraigados se encuentra el comandante del grupo de las fuerzas federales de apoyo, Juan Manuel Álvarez Ramírez, así como Mauricio Olvera Huerta, César Acevedo Tinoco, Víctor Díaz Díaz,  Junior Méndez López, Fernando Romero Brisar, José Iván Martínez Galicia, Ambrosio López Hernández, Ever López Antonio, Samuel Flores Hernández y Víctor Manuel Alvarado Juárez.

Comentarios