El Salvador exime de culpa a México por masacre en Tamaulipas

viernes, 10 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 10 de septiembre (apro).- El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, eximió hoy al gobierno de México de cualquier responsabilidad en la masacre de migrantes de Tamaulipas.
Sostuvo que la muerte de 72 indocumentados, entre 13 salvadoreños, es una clara provocación del crimen organizado al trabajo eficiente y exitoso que realiza el gobierno mexicano.
    “Nosotros en ningún momento estamos responsabilizando al gobierno de México por esta masacre”, puntualizó.
Luego de aceptar las condolencias del gobierno calderonista por la ejecución de 13 salvadoreños que formaban parte del grupo de indocumentados presuntamente asesinados por Los Zetas, Funes manifestó que, pese a la gravedad de la tragedia, las relaciones bilaterales no se verán afectadas.
Al salir de la residencia oficial de Los Pinos, donde sostuvo un encuentro con Calderón, el mandatario del país centroamericano afirmó que la intención de su vista es poner el tema del crimen organizado en la agenda prioritaria de la comunidad internacional, porque “el mundo no debe dejar solo a México y a Centroamérica en esta batalla que libramos contra ese flagelo''.
De acuerdo con Funes, se han comenzado a dar pasos positivos en dirección a una lucha conjunta y unificada contra los delincuentes, por lo que “queremos coordinarnos para llevar esta voz de alerta y esta llamada de atención a los foros internacionales''.
En El Salvador, añadió, se ve con suma preocupación la cada vez mayor incidencia criminal en la vida de las naciones de la región, y ese fue, precisamente, uno de los temas que abordó con Calderón.
Y subrayó: “Esta debilidad de nuestro tejido institucional tenemos que corregirla a tiempo y fortalecer nuestras instituciones a un paso más acelerado, a un ritmo mayor del que las organizaciones criminales se están fortaleciendo”.
Asimismo, manifestó su satisfacción por el compromiso de crear un grupo de alto nivel que permita enfrentar conjuntamente la problemática que representa la migración, pero también el flagelo del crimen organizado, que no sólo afecta a México, sino a toda la región.

Comentarios