Frida y Diego en los nuevos billetes de 500 pesos

viernes, 10 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 10 de septiembre (apro).- La impresión de las imágenes de Diego Rivera y Frida Kahlo en los nuevos billetes de 500 pesos provocó un duro cuestionamiento de las crítica de arte Raquel Tibol, quien hizo notar que los artistas plásticos no son héroes de la vida cívica nacional.

En una entrevista con Carmen Aristegui, la crítica de arte, especialista en la obra Diego Rivera, también se quejó de que el billete “es feo porque la escaneada de los retratos de Diego y Frida está muy mal hecha”.

    Sin embargo, el epicentro de su molestia fue la exaltación que hace el gobierno federal con la impresión de las imágenes de ambos artistas: “¿Exaltar a una pareja tan conflictiva como Diego y Frida, que cada quien tenía su vida amorosa por su lado, y cada quien tenía su vida artística por su lado…?”, cuestionó.

    “¿Qué sentido tiene que en el Centenario y Bicentenario exaltar a Frida y Diego como pareja? Si hubieran tomado a Diego en el anverso y en el reverso el Palacio Nacional, el Hospital de la Raza, en fin, cualquiera de los grandes murales de Diego. O si hubieran tomado la imagen de Frida como tehuana, con los changos, con los monos sería otra cosa”, insistió.

Tibol recordó que “Frida no se metía en los murales de Diego ni en la obra de caballete; Frida le decía, en un momento determinado, ´pinto para que veas lo que pinto’.”

En ese sentido, dijo que la imagen del prócer Ignacio Zaragoza debe seguir en los billetes de 500 pesos, pues, agregó: “Si hablamos de independencia y revoluciones, ¿a cuál de las posiciones políticas de Diego vamos a tomar? Y de Frida, que tenía otra posición política distinta a la de Diego, pues estuvo con los anarquistas y hay documentos que lo prueban.”

En los nuevos billetes de 500 pesos que comenzaron a circular desde la semana pasada, Rivera está en el anverso en un autorretrato complementado con una viñeta compuesta por su obra de caballete Desnudo con alcatraces (1944), tres pinceles y una paleta. Mientras que al reverso, un autorretrato de Frida Kahlo con su obra El abrazo de amor del universo, la tierra, (México), yo, Diego y el señor Xólotl (1949).

    Los discípulos de la pareja de pintores discrepan de Tibol:

El pintor Arturo García Bustos, uno de los alumnos de Frida Kahlo conocidos también como Los Fridos, expresó al respecto: “No he tenido un ejemplar pero estoy feliz que se recuerde, y en esa denominación tan alta, las figuras de estos grandes artistas mexicanos, porque Rivera es el genio de la pintura mundial que representa maravillosamente a la Revolución Mexicana y las aspiraciones del pueblo mexicano. Y Frida, con su gran expresión de valores, es especial.”

Sobre la obra de Frida que aparece, comentó:

“Es maravilloso que hayan tomado esa obra porque tiene un sentido enorme sobre el cosmos, el universo abrazando a la tierra, la tierra a Frida y ella a Diego, creo que hicieron bien en escoger ese cuadro que sí aporta mucho y tiene un sentido.”

Respecto al Desnudo con alcatraces:

“Es también maravillosa viniendo de un hombre que expresó la rebeldía a través de su obra.”

Con esta nueva imagen se sustituyó de la denominación al general Ignacio Zaragoza, héroe de la Batalla de Puebla el 5 de mayo en Puebla contra los franceses en 1862.

El billete es de papel (no de polímero, como los de 20 y 50 pesos) y mide 148 mm. y contiene los elementos de seguridad como marcas de agua y  registro perfecto, impresión con relieve, micro texto, hilo magnético e hilo 3D. El tono predominante del billete es café.

También Rina Lazo, pintora y esposa de García Bustos, y discípula de Rivera, dijo sobre el tema:

“Cuando me lo dijeron pensé que era un reconocimiento de la nación a la escuela de pintores para Diego y Frida en el siglo XX, pienso que es un reconocimiento de México al gran valor de la pintura mexicana del siglo XX.”

El recuerdo

En marzo del 2000, la revista Proceso, publicó una evocación de Raquel Tibol del momento en que conoció a Diego Rivera, en Santiago de Chile y que a continuación de reproduce:

“Cuando yo veo a Rivera desde las butacas del Teatro Municipal, que era donde se desarrollaban las sesiones del congreso continental de la cultura, parecía un Buda, imponente de figura y con los ojos saltones, en verdad tenía algo de chino en el rostro. El decía que cuando había viajado a China (nunca viajó a China) lo confundían con un chino. De ese personaje, con una figura extraña, un poco mítica, era el momento de irlo a entrevistar, resulta que era la simpatía y el relajo total, y podía uno entrar en plan de confianza.

“Pero debo reconocer que Diego era muy sistemático para dar sus entrevistas, más allá de las mitomanías, tengo por experiencia que era muy sistemático, entonces fue cuando me dijo: Antes de hablar de mí quiero hablar de  mi esposa Frida Kahlo. ¿Quién conocía en Argentina, en Chile o en cualquier lado, en mayo de 1953, a Frida Kahlo? La entrevista apareció en La Prensa de Buenos Aires, la primera parte sobre Frida y la segunda sobre los trabajos que estaba desarrollando, Ciudad Universitaria, Teatro de los Insurgentes, Hospital de la Raza.

“Ya al entrar a México, al principio estuve a sueldo de Rivera para desarrollar el congreso, como secretaria, y luego cuando me fui de la casa de Frida y después del estudio, empecé a vivir de lo que sabía hacer, periodismo, y mi primer artículo que publiqué en México fue la entrevista con Luis Buñuel, en México en la cultura en noviembre de 1953.”

Comentarios