Receso en Consejo Nacional del PRD

viernes, 10 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 10 de septiembre (apro).- La lucha por la permanencia de la dirigencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD) provocó que se declarara un receso en el octavo pleno ordinario del VII Consejo Nacional perredista, donde entre otras cosas se definirá la estrategia para los estados de Guerrero y Baja California Sur, en los que habrá elecciones en enero y febrero de 2011, respectivamente.
           Sin acuerdos y sin discusión, el presidente de la Mesa Directiva, Camilo Valenzuela, declaró instalado el Consejo Nacional de manera formal, pero preguntó a la asamblea si declaraba un receso para este sábado a las 11 de la mañana. Sólo cinco consejeros estuvieron en contra.         
          De acuerdo con la convocatoria, después de la instalación del órgano perredista, el dirigente nacional del partido, Jesús Ortega rendiría su informe sobre el balance electoral de este año, las reformas a la convocatoria de afiliación y el plan de trabajo del Instituto Nacional de Investigación, Formación Política y Capacitación en Políticas Públicas y Gobierno.
         Otro punto a discutir es la convocatoria para el encuentro de la Comisión Promotora Juvenil, además del informe sobre la aprobación de reglamentos por parte de la Comisión Política Nacional y su envío al Instituto Federal Electoral (IFE).
           En el Consejo Nacional perredista se realizará además el registro formal de las corrientes del partido, donde se podría definir el nombre del frente opositor conformado por ocho corrientes, como IDN, Izquierda Social, Izquierda Unida, Redyr y Movimiento por la Democracia, entre otras, contra Alianza Democrática Nacional, Foro Nuevo Sol y Nueva Izquierda, que pretenden dejar a la dirigencia nacional hasta marzo de 2011.
         Un punto más es la integración y toma de protesta de las corrientes permanentes del Consejo Nacional. En asuntos generales se discutirá el tema de la permanencia de la dirigencia actual del PRD.
          Por la mañana, miembros de IDN, encabezados por Dolores Padierna, realizaron el llamado “Preconsejo nacional, recuperación del proyecto del PRD”, donde afirmaron que tienen el apoyo de 146 consejeros nacionales, lo que les da la mayoría en la asamblea para pedir la remoción de Ortega.
           Sin embargo, debido a que el bloque opositor era minoría en el consejo, Camilo Valenzuela --miembro de este frente pese a que Nueva Izquierda lo apoyó en diciembre de 2009 en Oaxtepec, Morelos, para presidir la Mesa Directiva por segunda vez consecutiva--, pidió declarar un receso, lo que fue aceptado por mayoría.
           A su llegada al Consejo Nacional, alrededor de las seis de la tarde, el dirigente nacional del PRD, Jesús Ortega, afirmó que parte de los acuerdos alcanzados entre consejeros fue su permanencia en la dirigencia nacional de su partido, así como la estrategia para las elecciones en Guerrero y Baja California Sur.
         “Pensamos que el del estado de México también es un tema relevante. No podemos aceptar que el gobernador Enrique Peña Nieto, en una decisión autoritaria, impida a la ciudadanía que vote por coaliciones, candidatos o partidos”, dijo Ortega.
         Además, Ortega negó que haya división en el PRD, pues, dijo, se aprobó por unanimidad la política de las alianzas.
         “Lo que estoy planteando a los consejeros es que, dadas las condiciones del país, es necesario llegar a un gran acuerdo que contemple cómo vamos a enfrentar las elecciones de 2011 y las presidenciales de 2012; cómo vamos a renovar las direcciones nacional y estatales del partido”, indicó.
         Ortega sostuvo que si es necesario dejar la dirección nacional antes de que se termine su gestión, lo haría sin problemas.
         Al término del encuentro, miembros de ADN, NI y Foro Nuevo Sol se reunieron en el tercer piso, confiados en que se aprobará la permanencia de Ortega hasta marzo próximo.
           Antes de que comenzara el octavo pleno del VII Consejo Nacional del PRD, las ocho corrientes que conforman el frente opositor a las alianzas con el PAN que impuso Ortega, se reunieron en el séptimo piso de Expo Reforma.
         El secretario de Desarrollo Social del gobierno capitalino y dirigente de Izquierda Social, Martí Batres Guadarrama, afirmó que la intención es convencer a los consejeros de Nueva Izquierda de que el partido está perdiendo el rumbo con las alianzas con la derecha, por lo que, dijo, es necesario que Ortega termine su mandato el próximo 5 de diciembre, como se había acordado en diciembre pasado en el consejo realizado en Oaxtepec.
         Por su parte, el diputado federal y miembro de Nueva Izquierda, Jesús Zambrano, rechazó que esto sea mandato de estatuto o un acuerdo establecido en asamblea. Dijo que es una posibilidad dependiendo del rumbo que tome el partido. Negó que exista un ambiente de confrontación con el frente opositor.
         A su vez, Ricardo Ruiz, miembro del Comisión Política Nacional, el  objetivo de este primer día de Consejo Nacional era medir fuerzas entre el frente opositor y las corrientes de la dirigencia del partido, así como evitar un ambiente de confrontación.
           Por la noche, el bloque opositor y las corrientes del PRD acordaron que cinco miembros de cada bloque se reúnan mañana para negociar un documento que defina la forma como se renovará la dirigencia nacional, pero hasta marzo de 2011.

Comentarios