Asume nuevo gobernador de Zacatecas; acusa a Amalia de dispendio y nepotismo

domingo, 12 de septiembre de 2010

ZACATECAS, Zac., 12 de septiembre (apro).- El priista Miguel Alonso Reyes asumió hoy el cargo de gobernador del estado y se presentó como integrante de una “nueva generación del cambio”, tras lo cual anunció una exhaustiva revisión del ejercicio presupuestal de su antecesora, la perredista Amalia García Medina, al afirmar que hubo dispendio, nepotismo y que se deja una elevada deuda a las siguientes administraciones.

“Nuestra gente reprueba el lucro y beneficio personal y familiar de sus gobernantes. Rechazamos la práctica irresponsable de quienes consideran que los bienes públicos y el gobierno son de su propiedad”, dijo el nuevo gobernador frente a la propia García Medina y los invitados al arranque del nuevo gobierno.

Estas palabras reflejaron la ríspida transición que se ha dado entre los gobiernos de Amalia García y Alonso Reyes. El proceso de entrega-recepción ha sido intrincado y los representantes del priísta anunciaron su retiro del mismo, tras denunciar que los funcionarios salientes entregaban información de páginas electrónicas del gobierno, sin los soportes documentales requeridos.

La protesta de Alonso Reyes marcó el retorno del PRI luego de dos sexenios perredistas y así fue festejado por el tricolor, con las presencias de la lideresa nacional priísta Beatriz Paredes Rangel; el presidente del Senado Manlio Fabio Beltrones, el gobernador Enrique Peña Nieto, así como mandatarios electos y en funciones como Ivonne Ortega y Fernando Toranzo, de Yucatán y San Luis Potosí, respectivamente, y Carlos Lozano de la Torre, gobernador electo de Aguascalientes.

En representación del presidente Felipe Calderón, asistió el Secretario de Gobernación, José Francisco Blake Mora.

En su mensaje, Miguel Alonso enumeró las prioridades de su gobierno en asuntos como la seguridad, al anunciar la inmediata presentación de varias iniciativas de ley en la materia ante el Congreso local, entre ellas una sobre delincuencia.

Al referirse a los últimos lugares en crecimiento económico que ocupa Zacatecas en la escala nacional, ofreció la construcción de infraestructura y alianzas regionales con otros estados para potenciar la atracción de inversiones y el comercio con la frontera, y particularmente con el estado de Texas.

Anunció, por ejemplo, la construcción de una aduana y puerto interior y la creación del Consejo de desarrollo económico del estado, un organismo público en el cual participarán de manera honoraria empresarios, universidades y otros sectores sociales “para diseñar los proyectos estratégicos y de promoción de la inversión en los próximos 20 años”.

En la víspera, el gobernador entrante presentó sólo a una parte de su equipo de colaboradores en el gabinete estatal, anuncio con el cual mostró que su gobierno  parece ser una mezcla de su ascendencia priísta, su cercana relación con el exgobernador perredista y actual senador Ricardo Monreal, quien por cierto, estuvo presente como invitado a la ceremonia que se efectuó esta mañana.

Y es que en el gabinete figuran personajes de ambos grupos políticos: el nuevo Secretario General de Gobierno, Esaú Hernández Herrera, fue secretario de Educación y de Gobierno en los últimos sexenios priístas antes de que el PRD arribara al poder, y actualmente es secretario del Comité estatal de ese partido.

Mientras que el exsecretario de Gobierno en el sexenio de Monreal, Arturo Nahle, es la propuesta que Miguel Alonso presentará al Congreso como Procurador de Justicia del estado.

Y como secretario del Consejo estatal de seguridad, el nuevo gobernador designó al militar Jesús Pinto Ortiz, quien fungió como director de Readaptación social y de la Policía Ministerial en el sexenio monrealista.

“Miguel no necesita asesoría de nadie, él está bien formado, seguramente tomará sus decisiones con independencia y autonomía, se los aseguro. No se dejará influir de nadie. Miguel es un grande, y es un buen político”, declaró esta mañana el propio Ricardo Monreal cuando le preguntaron si cuidaría “como un hermano pequeño” al nuevo gobernador, quien también fue su colaborador durante su mandato.

Comentarios