Felipe González apoya legalización de la droga en México

lunes, 13 de septiembre de 2010

MADRID, 13 de septiembre (apro).- El expresidente Felipe González se pronunció a favor de la legalización de la droga en México como una opción para frenar el fenómeno de la violencia del narcotráfico.
    Sin embargo, acotó que es “muy difícil” que se vaya a concretar ese aval para algún país en particular; más bien, consideró, será fruto de un pacto internacional.
    “Porque soy un responsable político con alguna experiencia, pero ningún país puede unilateralmente decidir eso sin un coste grave para los dirigentes de ese país; por lo tanto, tiene que ser un acuerdo internacional que se cumpla entre todos”, puntualizó.
Añadió: “Si un país lo decidiera, la primera fase de la eliminación de la prohibición supondría un coste en punta del consumo con un coste absolutamente inasumible para los dirigentes políticos, por eso tiene que ser un acuerdo internacional, porque sería el único camino realmente que tenemos para enfrentar el problema”.
    En entrevista en la embajada mexicana en España, González puso como ejemplo la época de la prohibición del alcohol en Estados Unidos en la década de los treinta.
    “¿Cuándo acabó esa violencia? No cuando metieron en la cárcel a los capos de esa mafia por razones fiscales, sino cuando se acabó la prohibición con los impuestos que fuera y la fiscalidad que fuera y se hizo legal; se acabó y se hizo legal”, recordó.
    En el caso de México, añadió, ese nación “está poniendo los muertos, y los 350 o 360 mil millones de dólares están del otro lado (en Estados Unidos), de ahí vienen las armas, yo creo que ese desequilibrio hay que cambiarlo”.
    También refutó las recientes declaraciones de la secretaria de Estado estadunidense, Hillary Clinton, quien equiparó a México con la Colombia de hace 20 años. “Todas las simplificaciones son peligrosas, incluso un poco falsas”, dijo.
    “Colombia –prosiguió— viene luchando contra la narcoguerrilla desde hace muchos años y en un momento determinado, hace cinco o seis años, hay un punto de inflexión; los orígenes ideológicos del enfrentamiento colombiano no tienen nada que ver con lo que está ocurriendo con la criminalidad mexicana”.
    Recordó que “es muy de nuestros queridos amigos de Estados Unidos ver a América Latina como una mancha, pese a que sean vecinos y deban conocerlo con detalle”.
    González dijo que el fenómeno internacional de la criminalidad organizada y las amenazas a la seguridad más serias no sólo las padece México, sino el mundo entero; aparte, la criminalidad organizada en México no tiene la misma raíz que la que mostraba Colombia en los ochenta.
    “La única coincidencia, por sacar algo positivo de la declaración de Clinton, es que se llegará a un punto de inflexión en que México, como Estado-nación, vaya a ganar esa pelea”, afirmó.
    Consideró que el presidente Felipe Calderón ha tomado la decisión de recuperar el control del territorio, por tanto ha asumido la decisión “de retomar la soberanía del Estado sobre México, que por cierto es su primera obligación constitucional, y se trata de una decisión muy difícil, muy valiente y con los riesgos que vemos”, apuntó.
González precisó que el Estado tiene la obligación de tener el control del territorio, y “lo más grave de la violencia, más allá de las estadísticas, es que había la tentación, y la hay, por los grupos organizados, de controlar parte del territorio”.