"La Casa de Betty"

lunes, 13 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 8 de septiembre (apro).- El coreógrafo Rafael Zamarripa, el zar de la danza en Colima, invitó al coreógrafo y músico Duane Cochran a impartir una plática en la Universidad de Colima, en torno de la historia de la danza contemporánea en Estados Unidos.

Como suele hacerlo, el prestigioso profesor de danza folklórica invitó a Cochran a comer a su casa. Aquellos que han visitado ese hogar, hablan de la maravilla de obra plástica que Zamarripa ha hecho a lo largo de su vida.

Entre los cuadros, Cochran quedó embelesado con La casa de Betty, que no sólo lo cautivó, sino que despertó en él el deseo de conocer las motivaciones que había atrás de la realización del cuadro. Ocho años el artista maduró el proyecto de crear una pieza coreográfica sobre la pintura, luego ganó un apoyo del Fonca y supo que era el momento de hacerla.

En entrevista con apro, Cochran señala que la obra es particularmente conceptual, pero con partes narrativas:

“También trato de que cada cuadro sea un cuento distinto, que cada habitación, cada escena, pertenezca a una habitación. Hay cerca de ocho escenas hablando del amor, del desapego, de cómo hay que romper con eso. Toda la coreografía tiene como constante la pregunta de quiénes somos, por qué pasan las cosas”.

Cochran utilizó para su montaje la narrativa de Jorge Luis Borges y Robert Frost, en particular El escapista, que habla de un personaje cuya vida es la persecución para siempre del futuro, lo que crea una cadena de deseo infernal, la búsqueda del hombre en la persecución de su propia vida.

El coreógrafo también utilizó fragmentos de la novela Memoria de una geisha y un hermosísimo poema de la mexicana Nuria Gómez Benet. La música de Robert Maggop es interpretada parcialmente por el chelista estadounidense Gregory Daniels Robert Maggio. Y la selección musical, desde música electrónica, pasa por Earth Wind and Fire, de Santaolalla.

En el proyecto participan como intérpretes Mitzy Dávalos, Domingo Martínez, Fernando Miranda y Rodolfo Aguilera. La escenografía, ostentosa y grandiosa, fue realizada por el arquitecto Alejandro Correa, profesor de la Facultad de Arquitectura de la UNAM.

Obra de gran formato, La casa de Betty es el proyecto con el que el pianista pretende celebrar los 20 años de su compañía Aksenti. Su temporada culminará en el Palacio de Bellas Artes en noviembre de 2011.

Comentarios