Calderón: "fracasarán los enemigos de México"

martes, 14 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de septiembre (apro).- “No habrá tregua para quienes quisieran ver a México sometido, en el caos y en la ilegalidad”, sentenció hoy el presidente Felipe Calderón al encabezar la ceremonia de clausura y apertura de cursos de los planteles militares.
En un discurso leído en el Colegio Militar –al sur del Distrito Federal-- Calderón destacó que “los enemigos de México” fracasarán en su intento de someter a los ciudadanos porque, entre otras cosas, existen jóvenes preparados para defender con eficacia el territorio.
“Hoy 2010, como en 1847 o en 1913, o en 1810, o en 1910, México también enfrenta enemigos que desean imponer sus reglas perversas, atemorizar a los mexicanos, paralizar a la autoridad y someternos a todos con su violencia”, enfatizó Calderón mientras agitaba con vehemencia las manos.
A los nuevos cadetes, Calderón les dijo que tomaron una decisión correcta al incorporarse a las Fuerzas Armadas, ya que, de ahora en adelante, eso le dará sentido a su vida.
“Ustedes, como miembros leales y decididos del Ejército Mexicano tendrán la bravura, tendrán el coraje y la inspiración patriótica para hacer frente a los riesgos que les planteará la vida”, sentenció.
Por la tarde, Felipe Calderón entregó la condecoración del Águila Azteca a los premios Nobel Rigoberta Menchú y a Jean-Marie Gustave Le Clezio, así como el filántropo estadunidense William Austin. Esta distinción sólo se entrega a los extranjeros que han contribuido con algún bien al país.
La activista guatemalteca Menchú, Nobel de Paz de 1992, fue definida por Calderón como “un icono de la defensa de los derechos indígenas”. Junto a ambos se encontraba el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, quien se encuentra en el país como invitado a los festejos por el Bicentenario de la Independencia que se llevan a cabo esta semana.
En respuesta, Menchú expresó su agradecimiento a México, país que la recibió hace 24 años cuando se vio obligada a exiliarse tras la represión en esos años en Guatemala.
Respecto al escritor francés, quien residió en tierra mexicana durante 12 años, Calderón destacó que "México, además de ser un tema dentro de su obra, es un sentimiento dentro de su autor"; y remarcó la vigencia de las reflexiones de Le Clezio en el momento actual.
Sobre el filántropo Austin, apuntó que gracias a su fundación Starkey parte de la niñez mexicana ha visto sus problemas de audición solucionados y se ha integrado mejor a la sociedad.
En su intervención, Le Clezio, Nobel de Literatura 2008, se refirió --en perfecto castellano-- a la riqueza de la cultura mexicana; y destacó especialmente la figura de Sor Juana Inés de la Cruz, "la primera en mencionar al águila mexicana y una de las primeras en afirmar la necesidad del mestizaje cultural".
Por la noche, Calderón ofreció una cena a los jefes de Estado y de Gobierno invitados a las fiestas patrias. En un breve discurso pronunciado en el Castillo de Chapultepec, llamó a trabajar unidos para enfrentar los desafíos de la globalización, como el crimen organizado, el cambio climático y la inestabilidad económica.
Al evento asistieron los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos; y de Guatemala, Álvaro Colom, así como la gobernadora de Canadá, Michaelle Jean; algunos primeros ministros y representantes de casi 80 países.
También estuvieron políticos y empresarios como Carlos Slim y Roberto González Barrera. Calderón destacó que México cumple 200 años de ser orgullosamente mexicanos y de ser libres.

Comentarios