Lobo: sobreviviente de la masacre en Tamaulipas seguirá en México

martes, 14 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de septiembre (apro).- El ciudadano hondureño que sobrevivió a la matanza de 72 inmigrantes centroamericanos y sudamericanos perpetrada por presuntos Zetas en un rancho del poblado de San Fernando, en Tamaulipas, permanecerá en México por razones de seguridad, informó el presidente de Honduras, Porfirio Lobo.
“Consideramos que hay que pensar mucho en la seguridad de él y sabemos que por la forma en que están internacionalizados estos criminales… Es de mucho riesgo para él moverlo (a Honduras) en estos momentos”, dijo Lobo durante una conferencia de prensa, luego de participar en las actividades del Bicentenario de la Independencia ofrecidas a invitados extranjeros.
El ciudadano hondureño –cuya identidad y paradero los gobiernos de México y Honduras mantienen en reserva— es uno de los tres sobrevivientes de la matanza del rancho de San Fernando, ocurrida el 26 de agosto.
Lobo informó, además, que durante la mañana de este martes 14 sostuvo un encuentro con el presidente Felipe Calderón en el que abordaron el tema de la matanza del rancho de Tamaulipas. Afirmó que ambos acordaron fortalecer la colaboración y el intercambio de información sobre el tema de la migración indocumentada para evitar este tipo de hechos “lamentables”.
Reconoció que su país ha mostrado incapacidad para otorgar empleo y suficientes ingresos económicos a su población para evitar que emigren a Estados Unidos a través de México.

“Intereses geopolíticos”
Por otra parte, Lobo sostuvo que “no hay excusa” para reconocer a su gobierno, pues –aseguró--, su país ha cumplido con todas las exigencias impuestas por la Organización de Estados Americanos (OEA) para ser reincorporado como miembro de pleno derecho, luego del golpe de Estado contra su antecesor, Manuel Zelaya.
“Hemos hecho todo lo que hemos tenido que hacer” para reingresar a la OEA, pero “hay intereses geopolíticos detrás de esta situación”, señaló.
--¿Podría precisar a que se refiere con esos “intereses geopolíticos”? --preguntó un reportero.
--Si revisa país por país, los que se oponen (al reconocimiento por parte de la OEA) son prácticamente los países del ALBA (Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua) más Brasil (…) Coincidentemente todos pertenecen a un bloque político.
Ante la insistencia de los reporteros por precisar por qué estos países se oponen a su reingreso a la OEA, señaló: “Debe de haber algo ahí más que un tema bilateral con Honduras o de la OEA con Honduras. Se les ven los ingredientes políticos.”
Honduras fue expulsada de la OEA tras el golpe de Estado perpetrado el 28 de junio de 2009 que derrocó al presidente Manuel Zelaya. Después de que Lobo ganó las elecciones presidenciales en noviembre de ese año, la comunidad internacional se dividió sobre si reconocer o no a su gobierno. La OEA impuso una serie de condiciones –entre ellas la creación de una comisión de la verdad y la incorporación de opositores zelayistas en el gabinete—que Lobo asegura que se han cumplido. En julio pasado México normalizó sus relaciones con su gobierno.
Lobo subrayó que durante su encuentro con el presidente Calderón, éste le expresó que “seguirá apoyando los esfuerzos para que Honduras regrese al seno de la OEA”.

jpa

Comentarios