Ombudsman salvadoreño responsabiliza a México de masacre en Tamaulipas

martes, 14 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de septiembre (apro).- El procurador de Derechos Humanos De El Salvador, Oscar Luna, responsabilizó al gobierno de México por la masacre de 72 indocumentados en el estado de Tamaulipas, entre los cuales había 13 salvadoreños.
    "No se puede, a priori, exonerar al gobierno mexicano de estos hechos, porque sí hay responsabilidad por omisión, o por lo que sea, pero sí hay responsabilidad, sucedió en territorio mexicano, y directa e indirectamente los gobiernos tienen responsabilidades", puntualizó el funcionario salvadoreño.
    Las declaraciones de Luna van en sentido contrario a lo manifestado el pasado viernes 10 por el presidente de ese país centroamericano, Mauricio Funes, quien señaló que su gobierno “en ningún momento” responsabilizaba al gobierno de Felipe Calderón de la masacre ocurrida en Tamaulipas.
    Durante su visita a México, Funes señaló que la matanza fue una clara provocación del crimen organizado al trabajo eficiente y exitoso que realiza el gobierno mexicano.
    Y luego de aceptar las condolencias del gobierno calderonista por la ejecución de 13 salvadoreños que formaban parte del grupo de indocumentados presuntamente asesinados por Los Zetas, el presidente salvadoreño manifestó que pese a la gravedad de la tragedia, las relaciones bilaterales no se verían afectadas.
Sin embargo, una semana después de su viaje a México, el procurador de Derechos Humanos de El Salvador demandó este martes "exigir" al gobierno mexicano que acepte su "responsabilidad" en la matanza de 72 indocumentados.
En declaraciones a la prensa, Luna demandó “de  manera firme” la investigación de esos hechos que, dijo, “pueden ser constitutivos de crímenes internacionales o de lesa humanidad en la que hay responsabilidad estatal a nivel internacional y así, creo, debe de exigirse".

México solicita ayuda para identificar a hondureños

La Procuraduría General de la República (PGR) solicitó este martes la asistencia de la Corte Suprema de Honduras para identificar los cadáveres que restan de la matanza de 72 migrantes indocumentados.
En un oficio, la dependencia apuntó que México necesita "tener información y documentación" para identificar a todas las víctimas de "los delitos de homicidio (...) de los hechos sucedidos el 26 de agosto del 2010".
En esa fecha, agregó, las "autoridades mexicanas confirmaron el hallazgo de los cadáveres de 72 personas en el municipio de San Fernando, Tamaulipas", pero sólo se ha identificado plenamente a 31, incluyendo 12 salvadoreños, cuatro guatemaltecos y un brasileño.
El pasado miércoles 1 fueron repatriados 16 cadáveres de hondureños, pero hubo problemas para confirmar la identidad de tres de ellos en pruebas de huellas digitales y muestras odontológicas, por lo que todavía siguen en la Morgue Judicial.
En un comunicado la Cancillería hondureña señaló que el vicecanciller Alden Rivera viajará a México el próximo sábado 18 para tratar de ayudar en la identificación de cinco cadáveres que sospecha son de hondureños, después de que fueron reconocidos por familiares en fotografías publicadas por los medios de comunicación.
Sobre la documentación y copias de las huellas digitales de 56 cadáveres que la PGR envió al país centroamericano, Rivera afirmó que aquellas “están siendo cotejadas por la Fiscalía y el Registro Nacional de las Personas, y esperamos esta semana tener evidencia de cuántos de los muertos no identificados son hondureños".
En alusión a los tres cadáveres cuyas identidades siguen en duda, añadió que si en Honduras tienen cuerpos de ciudadanos que no son hondureños, “entonces los trataremos con toda la premura y responsabilidad para que sean repatriados a su lugar de origen".
    En tanto, la Policía de Ecuador recibió los registros dactilares de 48 de las 72 víctimas de la masacre en Tamaulipas, a la que sobrevivió el ecuatoriano Luis Lala.
De acuerdo con el diario Expreso, el fiscal general de Estado, Washington Pesántez, indicó que la PGR envió la información la semana pasada.
Se trata de un paquete de documentos con el registro de las huellas dactilares de las 48 personas para el cotejamiento en el país, dijo, al destacar el trabajo conjunto entre las autoridades de las dos naciones para identificar a las personas que fallecieron en la matanza.
Previamente Ecuador había remitido a México el registro de las huellas digitales de las personas que podrían haberse encontrado entre las víctimas.
El envío ocurrió luego de conocerse que entre los emigrantes fallecidos en la masacre podrían estar al menos seis ecuatorianos, presumiblemente oriundos de las provincias de Cañar y Azuay (sur).

Comentarios