Un "abuso típico" del PRI: Ebrard

martes, 14 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 14 de septiembre (apro).- Una vez autorizada la desaparición de la figura de candidaturas comunes de la legislación electoral del estado de México, diversas voces se alzaron para rechazar la medida, aunque los priistas salieron en su defensa.
El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, calificó como un "abuso típico del PRI" la aprobación del dictamen, que evitaría que el PAN y el PRD compitan en alianza para la gubernatura de esa entidad en julio de 2011.
En entrevista, luego de un evento en el Instituto Politécnico Nacional, Ebrard dijo: "Es un abuso típico del PRI según el tamaño del miedo, porque en el momento que haya una candidatura común, ellos saben que van a perder el estado. Si estuvieran ellos tranquilos y seguros de que están gobernando bien, pues para qué le tienen tanto miedo".
La decisión de los legisladores priístas, con apoyo de sus aliados del PVEM y Convergencia, agregó, "es un candado hecho a propósito para que no haya ningún tipo de alianzas, salvo el que ellos van a hacer con el Verde y sus aliados".
Y consideró que, "aun así, lo relevante es que ellos saben que pueden perder el estado de México, nunca ha habido alternancia en el estado de México y este año veríamos una primera vez en la historia que haya un cambio de gobierno, me refiero al partido en el estado de México".
De su lado, el presidente nacional del PRD, Jesús Ortega, afirmó que pese a sus intentos, Peña Nieto no va a detener las alianzas que permitan una transición en la entidad que gobierna, como las ya acontecidas en Oaxaca, Puebla y Sinaloa.
“No nos van a detener, porque lo que Peña Nieto está haciendo es obstaculizar, a través de una reforma, las candidaturas comunes. Ya encontraremos maneras y formas desde el punto de vista legal y político para que, a pesar de su grotesca intentona, encontremos la manera de hacer la alianza”, señaló Ortega.
Lo que el mandatario mexiquense pretende hacer de manera autoritaria, añadió, es “un atraco en despoblado”, es decir, quitar a los ciudadanos el derecho a decidir cómo y por quién deben votar.
Y lo peor, dijo, es que es que está dispuesto a cualquier cosa ilegal, facciosa, “porque está comprometido con intereses que le han invertido en imagen y en construirlo”, y por eso ahora, a como dé lugar –incluso violentando toda norma–, trata de ser candidato del PRI, y sabe que no podrá conseguirlo si se hace una gran alianza ciudadana que se le oponga.