Denuncian montaje de García Luna en liberación de periodistas en Durango

miércoles, 15 de septiembre de 2010

MÉXICO D.F., 15 de septiembre (apro).- Alejandro Hernández Pacheco, camarógrafo de Noticieros Televisa, uno de los tres periodistas secuestrados en julio pasado en Durango, por sicarios presuntamente vinculados al cártel de Sinaloa, según las autoridades federales, solicitó asilo político a Estados Unidos, y acusó al secretario de Seguridad Pública (SSP), Genaro García Luna, de “montar” un operativo para simular su rescate.
El camarógrafo aseguró que García Luna, junto con Facundo Rosas, comisionado de la Policía Federal, pusieron en peligro su vida y la de sus compañeros secuestrados ya que, con engaños, fueron llevados a la conferencia de prensa, en la que los funcionarios los presentaron ante los medios de comunicación y dieron a conocer el supuesto operativo que montaron para su rescate.
Hernández Pacheco reveló lo anterior durante una conferencia de prensa ofrecida en la ciudad de El Paso, Texas, en la que estuvo acompañado por su abogado Carlos Spector. Ahí, el camarógrafo de Televisa, afirmó que teme por su vida y la de su familia y acusó al gobierno mexicano de utilizarlo y de “exponerlo demasiado”.
El pasado 26 de julio, Alejandro fue tomado como rehén, junto con tres periodistas más, en la ciudad de Gómez Palacio, Durango, por un grupo de sicarios, para presionar a sus empresas a que transmitieran unos videos donde muestran los presuntos nexos de las policías en la Comarca Lagunera con células de Los Zetas.
Los reporteros cubrían en esa ocasión un motín en el Centro de Readaptación Social número 2 de Gómez Palacio, Durango, en medio de las protestas de familiares.
El mismo 26 de julio fueron secuestrados el camarógrafo de Multimedios Laguna, Jaime Canales; Héctor Gordoa, enviado de Televisa México, y Héctor (…), reportero del diario El Vespertino, de la Laguna.
Los internos del penal de Gómez Palacio exigían la reinstalación de la directora, Margarita Rojas Rodríguez, quien está detenida porque, de acuerdo con la PGR y la Secretaría de Gobernación, permitía a los presos salir por las noches para perpetrar venganzas contra grupos rivales del narcotráfico.
Los periodistas fueron secuestrados al salir del Centro de Rehabilitación Social (Cereso) número 2, de Gómez Palacio, Durango, después de realizar tomas del edificio y entrevistas a reos y a sus familiares. Terminaron su trabajo alrededor de las tres de la tarde abandonando el penal. A partir de entonces, las empresas Multimedios, Televisa y  El Vespertino, perdieron el contacto telefónico con sus enviados.
Otros comunicadores detallaron que pudieron observar a los camarógrafos realizar su labor y posteriormente abordar sus unidades con rumbo a Torreón y que no se percataron de ninguna anomalía.
A las cinco de la tarde de ese lunes 26 de julio, la Procuraduría General de Justicia de Durango, alertada sobre la desaparición de los comunicadores, informó del hallazgo de dos vehículos calcinados (un Clío amarillo, propiedad de Multimedios Laguna, y un Nissan Aprio, donde viajaba el personal de Televisa) en la colonia Las Huertas, en Gómez Palacio, a sólo 10 minutos de las instalaciones del Cereso número 2.
Alrededor de las seis de la tarde, los comunicadores se enlazaron vía telefónica a sus redacciones para detallar que estaban en poder de un grupo criminal inconforme con la cobertura informativa que hasta ese momento se le estaba dando al conflicto en el penal.
El camarógrafo de Multimedios indicó en su llamada que la condición de sus captores para liberarlo era que se transmitieran tres videos de narcoblog en el noticiero del mediodía del canal local de Grupo Milenio.
Los videos fueron identificados como “El círculo de los poderosos de La Laguna”, “Interrogatorio a trabajadores de Los Zetas” e “Interrogatorio a Ramón Gerardo Adame, policía de Torreón”. Estos materiales fueron colocados en esa página entre el viernes 23 y lunes 26 de julio. A la 1:40 horas los videos fueron transmitidos por Milenio Televisión.
Los videos muestran a personas aparentemente retenidas, quienes denuncian la presunta complicidad entre integrantes de Los Zetas y autoridades policiacas de Torreón, Gómez Palacio y Lerdo.
    Sin embargo, a pesar de la transmisión de los videos, los reporteros no fueron liberados de inmediato. El 29 de julio, el primero en ser liberado, fue el reportero de Televisa México, Héctor Gordoa. Dos días después, los camarógrafos de Multimedios, Javier Canales, y de Televisa Laguna, Alejandro Hernández, fueron “rescatados” de sus captores, informaron en un comunicado conjunto Milenio y Televisa, quienes atribuyeron el rescate a un operativo de la Policía Federal (PF).
Mes y medio después, uno de los “rescatados” por la PF, denuncia que su rescate fue un montaje fabricado por el titular de la SSP, Genaro García Luna: “Siento que nos utilizaron nomás para pararse el cuello…Tengo miedo de los cárteles y del gobierno que me cuidó solo 20 días... me ofrecieron reubicarme pero la gente mala dondequiera tiene contactos”, afirmó. 

Comentarios