Red Ciudadana pide a capos frenar ola de violencia en Nuevo León

viernes, 17 de septiembre de 2010

MONTERREY, N.L.,17 de septiembre (apro).- El exsecretario de Seguridad Pública de Nuevo León y actual activista social, Aldo Fasci Zuazua, pidió hoy a los capos de la delincuencia organizada ponerse de acuerdo para detener la guerra que enfrentan entre si y que afecta a todos los mexicanos.
“Lo que estamos padeciendo la sociedad es por la guerra dentro del crimen organizado. Es bastante evidente que ya no tienen recursos para sostener la guerra, por eso secuestran y roban. Finalmente nosotros somos los que financiamos esa guerra”, afirmó.
Fasci, quien ahora es miembro de la organización Red Ciudadana, estimó que, tal vez, los grandes capos no conozcan las fechorías en las que incurren quienes trabajan en los niveles más bajos del negocio de las drogas.
“Parece que arriba los ocho jefes de los cárteles no saben lo que está haciendo su gente, que trae un descontrol. ¿O crees que los grandes capos sepan que abajo secuestraron, por ejemplo a un médico? Porque abajo dicen: nosotros no fuimos”, señaló.
Al hacer un diagnóstico de la violencia cotidiana que hay en el país, quien fuera encargado de la seguridad estatal durante el pasado sexenio, insistió en que es necesario hacer que las bandas de delincuentes comprendan que, financieramente, no es posible que sostengan su guerra, porque la gente ya no tiene dinero para darles.
“Están cerrando los negocios, los antros, porque exigieron que ahí se vendiera droga, y las personas dejaron de ir por temor a que las secuestraran, y por eso ya no hay compra de droga. También les exigieron que les comprara el alcohol robado, porque ya no hay ni a quién vendérselo”, afirmó.
Líder del movimiento Mexicanos al Grito de Paz, que recaba propuestas para solucionar la problemática de inseguridad que hay en México, Fasci Zuazua indicó que si se mantienen los niveles de violencia entre los grupos antagónicos, seguirán las confrontaciones de estos con el Ejército y la Marina, y los jefes de los cárteles van a resentir pérdidas.
“Lo que sigue es que no haya nada para nadie, porque van a tener que aumentar sus niveles de protección y si no tienen lana, pues se la van a tener que quitar a la gente. Ahora vemos que el narco dejó de apoyar a la población. Antes construían iglesias y escuelas, pero ya no lo hacen, ahora los asaltan. La gente se les va a voltear”.
Advirtió que si los poderes de la unión continúan en su declive, como lo han mostrado hasta ahora, el siguiente paso que enfrentará el Estado mexicano será el del terrorismo.
“Si los poderes siguen perdiendo poder, tendremos un problema mayúsculo, y lo que sigue es el terrorismo, pero sin sentido, puro, sin ideología y eso nos llevaría finalmente a tres opciones: o toma el poder la gente, o el Ejército, o el narco”, sentenció.
En ese sentido, consideró que las explosiones con coche bomba que se han observado en Juárez y Victoria, son apenas ensayo de lo que puede venir.
Señaló también que en todo el “confuso escenario de la guerra en México”, está el factor Estados Unidos, uno de los grandes responsables de la inseguridad que se vive al sur del río Bravo.
“Tuve la oportunidad de hablar con un embajador y un zar antidrogas. Les pedí que me explicaran por qué no puede pasar un indocumentado para allá y sí toneladas de droga; por qué no puede pasar un indocumentado y por qué sí pasan toneladas de armas hacia México.
“Esos dobles discursos nos perjudican. Me respondieron que eran buenas ideas, pero no hicieron nada”, Lamentó.
Finalmente, Fasci consideró que la presencia del Ejército en las calles es un mal necesario; y las bajas de civiles continuarán como una normalidad dentro de esta guerra en la que, a su juicio, no se respeta nada.
“Vamos ubicándonos, estamos en guerra y en ella no hay respeto a los derechos humanos, ni seguridad ni justicia. Los muertos civiles van a ser bajas normales. Esto no se arregla con recomendaciones con derechos humanos. El Ejército tiene que estar en la calle, no hay de otra”.

Comentarios