Iglesia critica pasividad de Ulises Ruiz en conflicto de Copala

lunes, 20 de septiembre de 2010

OAXACA, Oax., 20 septiembre (apro).- El apoderado legal de la Arquidiócesis de Antequera, Francisco Wilfrido Mayrén Peláez, criticó la “inactividad, pasividad y omisión” del gobierno de Ulises Ruiz para dar solución al conflicto de San Juan Copala.
    Cuestionaron que en lugar de aplicar el estado de derecho, Ulises Ruiz se dedique a “ser ambulancia” que acarrea muertos y heridos.
    En conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por el obispo de emérito de Tehuantepec, Arturo Lona Reyes, el prelado lamentó que la iniciativa de paz que promovió para la distensión en San Juan Copala, fuera bloqueada “por gente perversa” que creó condiciones de violencia y terror psicológico para impedir que se llevara a cabo la mesa de diálogo a la que convocaron el miércoles pasado.
    Mayrén Peláez, presbítero de la parroquia de Xochimilco y coordinador de la Comisión Diocesana de Justicia y Paz, manifestó que en Oaxaca y particularmente en San Juan Copala no hay estado de derecho.
    Consideró que San Juan Copala tiene que imperar un estado de derecho en el que la ley y la justicia sean la norma, y los delincuentes realmente sean castigados conforme a la ley.
    Aunque en esta ocasión no se logró sentar en la mesa de diálogo a los integrantes del Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT) con el Movimiento de Unificación y Lucha Triqui Independiente (MULTI), ante la exclusión de los priistas de la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), para los prelados “no hay mejor ruta que el diálogo”. Sin embargo, adelantaron que ante la inactividad gubernamental seguirán insistiendo en pacificar la zona triqui.
Insistió en que “no puede haber paz si no hay justicia pero tampoco una justicia sesgada que busque chivos expiatorios; una justicia que vaya bajo los intereses de un gobierno o de un partido, sino que tiene que ser una justicia auténtica, imparcial que se base en una investigación profesional”.
Finalmente, justificaron la ausencia del MULTI de la mesa de diálogo que convocaron. “Entendemos que no es el mejor momento después de estar bajo el asedio de un grupo paramilitar, de estar sufriendo las muertes y desapariciones.
“Sin embargo, no van a ser eternos (los agresores), nadie es eterno, ya falta poquito (para que termine el gobierno de Ulises Ruiz) y más temprano que tarde, seguramente no solamente vamos a lograr esta iniciativa de paz, sino que también vamos a lograr que haya justicia para muchos que cobijados incluso dentro de las instituciones han cometido delitos”, remató.