Irrumpe narco en Colima; asesinan a siete

lunes, 20 de septiembre de 2010

COLIMA, Col., 20 de septiembre (apro).- En menos de 24 horas fueron ejecutadas siete personas, cuatro de ellas en el puerto de Manzanillo, dos en la comunidad de Suchitlán, municipio de Comala, y una más en Villa de Álvarez.

Paralelamente, el procurador Arturo Díaz Rivera anunció la detención de dos presuntos sicarios integrantes del cártel de La Familia Michoacana, quienes son responsabilizados del asesinato de dos hombres el pasado 27 de julio, en un restaurante de comida oriental ubicado en el tercer anillo periférico.

Los detenidos son Ramiro Chávez Gaona y Gerardo Salas Cervantes, de 19 y 27 años, quienes inicialmente fueron culpados de la muerte de Marco Antonio Casillas Valdez el 13 de septiembre, pero según sus declaraciones ministeriales negaron el crimen, sin embargo, aceptaron la responsabilidad en los homicidios de Oscar Mendoza Contreras y Arturo Sánchez  Mendoza, en el restaurante de comida japonesa Sushi Suntoyaki.

Por otra parte, la tarde de este lunes fueron asesinados cuatro hombres durante un atentado a balazos en el exterior de un expendio de bebidas alcohólicas, ubicado en el boulevard Miguel de la Madrid del puerto de Manzanillo.

Según los primeros informes dados a conocer por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), el suceso ocurrió alrededor de las 15:30 horas, cuando los ahora fallecidos salieron de un hotel cercano en el que se encontraban hospedados y, al llegar a un depósito de cervezas, fueron sorprendidos por dos hombres que descendieron de un automóvil Tsuru color gris, quienes les dispararon con pistolas tipo escuadra calibre .9 milímetros.

En el lugar, donde fueron encontrados 29 casquillos percutidos, murieron Juan Enrique Sóstenes Sánchez, Gerónimo Diego Álvarez Pérez y Martín Rangel Banda; mientras que Aristeo García Sostenes, de 26 años, fue trasladado a bordo de una ambulancia a un hospital para que recibiera atención médica, pero luego falleció debido a la gravedad de las lesiones.

La PGJE informó que conforme a la documentación localizada en los cuerpos de los ejecutados, éstos eran trabajadores de la empresa Transportes Gomer SA de CV, con sede en la ciudad de Salamanca, Guanajuato.

En tanto, la tarde del domingo pasado fueron ultimados Hildegardo Covarrubias Ascencio, de 32 años, y Jesús Guadalupe Soto Aguiluz, de 26, en el rancho La Parotita, propiedad del primero en Suchitlán, Comala.

Por la noche de ese mismo día, poco después de las 23:00, un joven fue asesinado con armas de grueso calibre en el jardín de la colonia Juan José Ríos de la cabecera municipal de Villa de Álvarez.

Comentarios