Arremete Ebrard contra política fiscal de Calderón

martes, 21 de septiembre de 2010

MÉXICO, DF, 21 de septiembre (apro).- El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, rindió hoy su IV Informe, en el que condenó la política fiscal, “confiscatoria y abusiva”, del gobierno de Felipe Calderón.
Sostuvo que pese a que la capital del país recauda 53% del monto nacional, argumentó, sólo obtiene “siete centavos por cada peso”.
En una Asamblea Legislativa (ALDF) controlada a más no poder, el funcionario capitalino también se pronunció a favor del proyecto de reforma política para modificar el estatus de la capital del país que durante 186 años ha sido la sede de los poderes.
No fue casual que haya respaldado la iniciativa presentada por senadores de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD), Verde Ecologista de México (PVEM), del Trabajo (PT) y Convergencia para restituir los derechos más elementales (de los capitalinos) y, con ello, su futuro”, toda vez que los habitantes de la Ciudad de México “tienen todo el derecho de determinar su forma de gobierno libremente”.
Ebrard se pronunció, asimismo, contra la política económica del gobierno federal porque, en su opinión, ha generado 57 millones de pobres, en tanto que agradeció a Héctor Slim, hijo del empresario Carlos Slim, el que la capital cuente ya con 950 puntos de acceso a Internet gratuito.
Antes, Ebrard Casaubón escuchó los posicionamientos de los distintos representantes de las fracciones en la ALDF.
El evento estuvo enmarcado por pantallas gigantes que fueron colocadas afuera del recinto legislativo, así como por un fuerte dispositivo de seguridad que buscó alejar a grupos de inconformes del camino de Ebrard, quien recorrió el trayecto del Eje Central a las puertas de la Asamblea.
Además, se instalaron porras aprovisionadas con cañones de confeti y se impuso un estricto control al acceso de invitados. En esta ocasión, la familia del gobernante estuvo ausente.
Ebrard llegó a las 10:30 horas al recinto de Donceles a una ceremonia que estaba programada para 30 minutos más tarde, pero que empezó a las 11:30 luego que se alcanzó un quórum con 53 diputados locales.
Antes de iniciar la ceremonia, diputados del PAN --encabezados por la coordinadora Mariana Gómez del Campo y Carlos Flores-- intentaron debatir sobre el formato impuesto por la mayoría perredista.
Sin embargo, fueron apabullados por el desdén del presidente de la mesa directiva, Leonel Luna, quien después de escuchar sus reclamos les dijo que el evento continuaría tal como estaba programado, lo que motivó una tibia protesta panista.
En tanto, el coordinador de la fracción del PRI, Israel Betanzos Cortés, impuso calificaciones reprobatorias a los titulares de las secretarías: 4 a Desarrollo Social; 3 a Transporte y Vialidad; 5 a Medio Ambiente; 6 a Seguridad Pública; 7 a la Procuraduría de Justicia; 6.5 a Obras Públicas, y 8 a Salud.
En resumen, acotó el priista, la administración de Ebrard, “a pesar de los esfuerzos, del gasto y la promoción, apenas pasa de panzazo”.
Entre los invitados especiales estuvieron los gobernadores electos de Puebla y Oaxaca, Rafael Moreno Valle y Gabino Cué Monteagudo, que compitieron en sus entidades con base en una alianza PRD-PT-Convergencia-PAN, así como el candidato de la coalición Guerrero nos Une, Ángel Aguirre Rivero, quien así dejó atrás una militancia priista de 30 años.
También resaltó la presencia de Manuel Camacho Solís, mentor de Ebrard Casaubón y operador de las alianzas que el PRI ha calificado de “contra natura”, todas apoyadas por el jefe de gobierno, así como por los dirigentes del PRD, Jesús Ortega, y Convergencia, Luis Walton.
Entre los legisladores federales destacó la presencia del diputado Alejandro Encinas, exjefe de gobierno capitalino; Porfirio Muñoz Ledo; Carlos Navarrete Ruiz, con cabestrillo en el brazo izquierdo, y Graco Ramírez.
Sin embargo, la presencia que más llamó la atención de simpatizantes y detractores fue la del gobernador priista Enrique Peña Nieto, quien a su llegada fue abucheado por las porras de Ebrard, mientras que dentro del recinto recibió aplausos que incluso interrumpieron el discurso de Alejandra Barrales Magdaleno.
Peña Nieto saludó al michoacano Leonel Godoy, felicitó a Gabino Cué y se acomodó junto al gobernador de Hidalgo, el priista Miguel Osorio Chong.
Justo cuando se hizo la presentación del gobernador mexiquense, tres diputados del PAN del Estado de México –Mónica Fragoso, Jorge Inzunza y Gustavo Parra-- extendieron una pancarta de protesta:
“Ley Peña asesina a la democracia”, se leía en la manta, lo que provocó aplausos entre los asistentes y el evidente enojo de Peña Nieto.
De inmediato, personal de seguridad arrebató a los panistas mexiquenses el mensaje.
Luego, en abono a la incomodidad del mexiquense, Barrales Magdaleno dijo que por miedo y desconfianza a la democracia, en algunos sectores “se llega al extremo de querer ver hacia el pasado como la mejor opción de gobernar.
“No podemos regresar a lo mismo –continuó Barrales--, con los mismos. La opción no es regresar al pasado, porque no podemos olvidar que son los mismos, pero con nueva presentación”.
Al término de la sesión –de la que Peña Nieto salió antes—, Ebrard saludó a diputados de los distintos partidos de la Asamblea, habló con algunos invitados y salió a enfrentar sólo porras, sin ninguna voz discordante a su paso, mientras todo era registrado en pantallas gigantes.