Diplomático hondureño fue detenido por "exceso de celebración", aclara Fidel Herrera

martes, 21 de septiembre de 2010

VERACRUZ, Ver., 21 de septiembre (apro).- El gobernador Fidel Herrera Beltrán negó este martes que el vicecónsul de Honduras en Veracruz, Joel Aguilar, haya sido víctima de un secuestro exprés, como denuncio ayer la cancillería de ese país.
El mandatario estatal aseguró que Aguilar fue detenido “por exceso de celebración”, cuando circulaba en un vehículo junto con un empleado del consulado de Honduras el sábado pasado por calles del puerto de Veracruz.
    En entrevista con reporteros locales, afirmó que los policías que detuvieron al diplomático hondureño “están plenamente identificados y nunca hubo un secuestro, ya que se trató de un conflicto por un exceso de celebración, por decirlo de una manera diplomática o elegante”.
    Herrera Beltrán censuró lo dicho por la cancillería de Honduras sobre el presunto secuestro del vicecónsul. “No da lugar ni a cerrar el consulado o ninguna cuestión de otro orden”, acotó.
    La cancillería de ese país denunció ayer que el vicecónsul Joel Aguilar y el empleado del consulado en Veracruz, Johnny Padilla, fueron secuestrados el sábado pasado durante algunas horas por sujetos que los abandonaron “esposados en dos diferentes localizaciones cercanas a Veracruz”.
    A través de un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Honduras señaló que el secuestro se cometió cuando Aguilar y Padilla viajaban en un automóvil del cónsul general en Veracruz, Raúl Morazán, luego de lo cual fueron liberados.
    Tras lo ocurrido, señaló, “el consulado hondureño en Veracruz fue cerrado temporalmente”. Añadió que Morazán fue trasladado al Distrito Federal y el resto del personal volverá a Tegucigalpa.
    Ante ello, informó, el gobierno de Honduras envió una nota diplomática a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México, en la que manifesta su “profunda preocupación” por lo acontecido en la ciudad de Veracruz.
    Dijo que se solicitó al gobierno de México proporcionar seguridad a sus consulados y funcionarios en el país, así como en la sede diplomática en la ciudad de México.
Hoy, durante un recorrido por colonias afectadas por las inundaciones en este puerto, Herrera Beltrán aseguró que informó al presidente Felipe Calderón de lo ocurrido y negó que se haya tratado de un secuestro. “Fue una detención momentánea mientras se verificaba la identidad de tres personas que celebraban afueras del edificio donde funciona el consulado”.
Insitió: “Nunca hubo un secuestro. Se trató de un conflicto por exceso de celebración por decirlo de una manera diplomática o elegante, y no da lugar ni a cerrar el consulado o ninguna cuestión de otro orden”.