El TLC ha hecho más daño que el colonialismo español: Chomsky

martes, 21 de septiembre de 2010

MEXICO, D.F., 21 de septiembre (apro).- El éxodo de mexicanos a Estados Unidos se debe al perjuicio que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) –gestionado por el expresidente Carlos Salinas de Gortari con los gobiernos de Estados Unidos y Canadá--, ha generado en el país, dijo el analista estadunidense Noam Chomsky:
          “Los mexicanos huyen del impacto del TLC que ha hecho más daño que el colonialismo español”, afirmó.
            Chomsky dijo lo anterior en el marco de las celebraciones del centenario de la UNAM, que lo tendrán como uno de los 16 acreedores a su doctorado Honoris Causa.
El invitado especial impartió la conferencia “Haciendo el futuro; la política exterior actual de los Estados Unidos de América” en la Sala Miguel Covarrubias, del Centro Cultural Universitario.
          El filósofo y lingüista habló de las grandes amenazas que aquejan al mundo. De los problemas del futuro, dijo, hay dos que “son tan abrumadores que no hay manera de ignorarlos”: uno es la destrucción ambiental que “se aproxima”, y el segundo, el tema de la guerra nuclear, “que desde 1945 constantemente nubla nuestros cielos”.
           Chomsky centró su preocupación en las fallidas gestiones internacionales por atender esas causas. Citó la reunión sobre el cambio climático realizada a fines de 2009 en Copenhague, Dinamarca, y la revisión de la proliferación de armas nucleares, que se llevó a cabo en mayo pasado.
           Ambas, dijo, fracasaron.
           Señaló que Estados Unidos a 2010 le llama el año de Irán. Dijo que la amenaza iraní es considerado lo más peligroso contra el orden mundial, por lo que debe ser el punto de enfoque primario de la política exterior de Estados Unidos.
           Buena parte de la ponencia de Chomsky la dedicó a lo que en Estados Unidos llaman “la amenaza iraní”. El caso de Irán, dijo, ha sido el tema principal de la política exterior norteamericana este año.
           “Para entender debemos remontarnos a 1953 cuando Estados Unidos e Inglaterra destruyeron la democracia iraní con un golpe militar”, recordó, en la búsqueda por el control de los recursos energéticos de ese país.
            Señaló que ahora que Irán tomó control de sus recursos y está abierto a la inversión extranjera, la política de Estados Unidos “busca derrocar el régimen iraní para instalar uno más complaciente que acabe con la amenaza de Irán”.
            “El senador Lindsey Graham pidió ayer que Estados Unidos bombardeé Irán si este país no cede en sus programas nucleares; llevar al derrocamiento del régimen. Esa es la política, aunque no se ha anunciado como tal”, dijo el analista.
          Chomsky comentó que desde Washington se han impuesto condiciones “muy duras” en la política exterior de ese país respecto de Irán. “Hace un mes el gobierno de Obama advirtió a los bancos internacionales que corren el riesgo de ser omitidos del sistema financiero De Estados Unidos si negocian con Irán. Esta es una amenaza terrible. De acuerdo con los estándares occidentales, podríamos estar pensando en actos de guerra”.
            Dijo que Europa y Japón no están contentos de que se les impida el acceso a los recursos iraníes, pero han tomado la decisión de ser “vasallos” de Estados Unidos en lugar de ir en pos de un camino independiente.
            Además, Chomsky denunció las “grandes amenazas” militares que aumentan bajo el gobierno del presidente Barack Obama. “En este momento él está estructurando fuerzas militares en Irán. Ya están posicionadas en el Golfo Pérsico. En la isla africana Diego García, de donde se expulsaron a todos sus habitantes para que Estados Unidos pueda tener una de sus más grandes bases militares, Obama ha ampliado las instalaciones y ha enviado cientos de bombas de penetración profunda, así como submarinos de almacenamiento de armas nucleares como defensa a la amenaza iraní”.
           Recordó que, como senador, Obama presentó ante el Congreso de Estados Unidos “la iniciativa para la venta de armas más grande en la historia, con el propósito de encajonar a Irán”.
            Si bien Chomsky no descarta la posibilidad de considerar la alerta que representa el desarrollo nuclear en Irán, narró que la propaganda en el país del norte acrecienta la gravedad de la amenaza. “Dos terceras partes de los americanos estaría de acuerdo en una intervención militar en Irán si la diplomacia no acaba con la amenaza iraní”, añadió.