Atacan a funcionario de San Luis Potosí y matan a dos de sus escoltas

miércoles, 22 de septiembre de 2010

SAN LUIS POTOSÍ, SLP, 22 de septiembre (apro).- El subsecretario de Readaptación Social del gobierno estatal, Jaime Delgado Alcalde, resultó herido en un atentado cuando se encontraba en Ciudad Valles. Además, dos custodios que lo acompañaban murieron cuando intentaban enfrentar a los sicarios, mientras que el chofer del funcionario también fue lesionado.
El secretario de Seguridad Pública del estado, Enrique Galindo, aseguró que el ataque derivó de “una confusión”, al quedar atrapado entre dos grupos del crimen organizado que se disputan la zona.
“En las primeras líneas de investigación, lo decimos con mucho cuidado, creemos que por los primeros datos de la Policía Ministerial, entendemos que en la pugna que se está dando entre los grupos en Valles, el subsecretario quedó en medio. Confundieron sus vehículos, confundieron a sus acompañantes, creemos que es la razón por la que se les agredió”, dijo Galindo.
Delgado Alcalde comenzaba una visita de dos días a Ciudad Valles para realizar varias actividades relacionadas con el traslado de reos al nuevo centro de readaptación que se construyó en esa localidad.
Alrededor de la una de la mañana del miércoles, el funcionario salió de un restaurante acompañado por el chofer y dos custodios, y todos se dirigieron a abordar los vehículos en que viajaban cuando fueron atacados por sicarios.
Delgado Alcalde recibió un disparo en el abdomen pero fue declarado fuera de peligro, y por la mañana fue trasladado de Ciudad Valles a la capital del estado. El chofer Regino Martínez está grave, mientras que en el sitio de la balacera quedaron muertos los custodios Rubén Hernández Rendón y José Oriol Martínez.
Este ataque ocurre un día después de que sicarios asesinaran a seis hombres en un negocio de carnitas ubicado en la delegación El Pujal de Ciudad Valles.
Tres de los ejecutados eran trabajadores de transportes areneros, y también fue acribillado el dueño del establecimiento de comida, junto con un mecánico y un chofer de autobús que se encontraban en el lugar.
Hace dos semanas, el alcalde de El Naranjo, el priista Alexander López García, fue acribillado cuando se encontraba despachando en su oficina del palacio municipal.
Al día siguiente del asesinato del edil, el gobernador Fernando Toranzo declaró un estado de emergencia por la violencia desatada en los municipios de la Huasteca potosina, desde Ríoverde hasta los que se encuentran en los límites con Tamaulipas.
Toranzo pidió la ayuda federal para reforzar la presencia del Ejército y la Policía Federal en su estado.
El cártel del Golfo ha desplazado su guerra contra Los Zetas a esta región.
Al respecto, el secretario de Seguridad detalló hoy que la Huasteca potosina vive “una situación especial, de desventaja geográfica por su proximidad a Tampico, al norte de Veracruz y a Hidalgo; eso la pone en un cónclave para el crimen organizado… vivimos secuelas de la guerra del narcotráfico, sobre todo en esos tres estados, esos efectos están llegando hasta la Huasteca”.
El secretario de Seguridad y el procurador Cándido Ochoa se trasladaron a Ciudad Valles por la mañana para desplegar los operativos e iniciar las investigaciones “para tratar de resolver este caso”.
Enrique Galindo afirmó que más que la seguridad de los propios funcionarios del gobierno estatal, “lo que nos preocupa es devolverle a Valles la tranquilidad que ha perdido. Nos preocupa mucho la situación de Valles”.
E indicó que desde ayer se encuentra en esa ciudad un grupo de agentes de la PF, en respuesta a la petición de ayuda hecha por el gobernador Toranzo.
Sin embargo, admitió el funcionario, aún falta que haga lo propio el Ejército. “Nos falta el Ejército, que estará implementando sus propios operativos”, acotó.


Comentarios