Indaga CNDH detención de vicecónsul de Honduras

miércoles, 22 de septiembre de 2010

MEXICO, DF, 22 de septiembre (apro).- La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) anunció que investigará las “agresiones verbales y físicas, robo y privación de la libertad” denunciadas por diplomáticos del consulado de Honduras en el estado de Veracruz y, por ese motivo, solicitó al gobierno federal medidas cautelares de protección a las víctimas.
    De acuerdo con una denuncia presentada en días pasados por la cancillería de Honduras, el fin de semana fueron agredidos el vicecónsul Joel Aguilar y el empleado Johny Padilla cuando circulaban en el automóvil del cónsul Raúl Morazán.
    Según la queja diplomática, Aguilar y Padilla fueron secuestrados por unas horas, esposados y abandonados en diferentes localidades cercanas al puerto de Veracruz y, más tarde, liberados. Los hechos fueron atribuidos a policías estatales.
    Por ese incidente, la cancillería hondureña anunció el cierre del consulado en el puerto jarocho, concentró a Morazán en la embajada en la Ciudad de México y devolvió al resto del personal a Tegucigalpa.
    Una vez conocidos los hechos, la CNDH se comunicó con los funcionarios consulares y el empleado de la representación diplomática.
    En un comunicado, el ombudsman nacional puntualizó:
“El personal de la CNDH entrevistó a las tres personas (Morazán, Aguilar y Padilla), todos de nacionalidad hondureña, con el fin de recabar elementos para la investigación de los hechos. Durante la narración de los testimonios, señalaron que sufrieron agresiones verbales y físicas, robo y privación de la libertad”, señaló el organismo.
    La CNDH apuntó que los hondureños manifestaron que “temen por su integridad física”, de ahí que se solicitaran “medidas cautelares al gobierno federal para garantizar la seguridad de las víctimas”.
    El organismo advirtió que, una vez que concluya la indagatoria por presuntas violaciones a derechos humanos, emitirá un pronunciamiento.
    Sobre esos hechos, el gobernador Fidel Herrera aclaró el pasado martes 21 que el vicecónsul y el empleado hondureño fueron detenidos por la policía local por “exceso de celebración”.
    Según Herrera Beltrán, “nunca hubo un secuestro, ya que se trató de un conflicto por exceso de celebración, por decirlo de una manera diplomática o elegante”.

Comentarios