Llama Narro a trazar un nuevo proyecto nacional

miércoles, 22 de septiembre de 2010

MEXICO, D.F., 22 de septiembre (apro).- El rector de la UNAM, José Narro Robles afirmó hoy que “el verdadero progreso no puede generarse entre la desigualdad y la exclusión, en medio de la ignorancia y las muertes evitables”.
          En el marco de los festejos del Centenario de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), desde la tribuna del Congreso de la Unión, Narro señaló que la comunidad universitaria está preocupada por los niveles de inseguridad que sufre el país, lo que imposibilita la prosperidad y una vida en paz.
         Advirtió que “si no se ponen en práctica políticas alternativas, si no se imagina y traza un nuevo proyecto nacional, no tendrán solución muchos de nuestros problemas”, mismos que invitó a reconocer.
          Sostuvo que se debe consolidarse un “verdadero Estado de derecho”, que logre robustecer la política social: “Tenemos que dar el gran salto del México desigual a un México con equidad, solidaridad y justicia social, donde la opulencia y la miseria se moderen, como lo planteó Morelos hace 200 años”.
           Los derechos sociales, apuntó, deben hacerse exigibles.
           Dijo que la agenda de México para el siglo XXI debe ser la lucha contra la desigualdad, la pobreza, la exclusión, la ignorancia y la enfermedad.
          Además, Narro Robles demandó no privilegiar políticas en las que sea más importante preservar los equilibrios financieros o fiscales, que resolver los desequilibrios sociales o del desarrollo humano de “nuestra” gente.
            Conmovido, Narro alentó a retomar la confianza en “nosotros mismos”.
            Y afirmó que si no se transforma “radicalmente” la realidad del país, “quedaremos retenidos en el viejo siglo”. Añadió: “No daremos el paso correcto en tanto destinemos 0.7 del Producto Interno Bruto (PIB) a la educación superior y 0.4 a la investigación. No será posible mientras sólo tres de cada diez jóvenes estudien en las instituciones de educación superior. No será viable si no se multiplica, al menos por diez, el número de patentes concedidas a mexicanos”.
            Pidió al Congreso que establezca un acuerdo a favor del rescate social que México “demanda”, del que se requiere para pagar la “deuda histórica; del que necesitamos para solucionar los problemas que perturbaron a Morelos, a Juárez o Zapata, y que hoy agobian a muchos”.
           Narro exigió el cumplimiento de la Ley General de Educación que, dijo, desde su origen, hace más de cinco años, ha sido incumplida, y que establece el compromiso de asignar el uno por ciento del PIB a la investigación científica y al desarrollo tecnológico.
          También solicitó un aumento de los recursos para las universidades públicas federales y estatales, así como a la ciencia y la cultura.
           Dijo que “la UNAM debe preservar la libertad de cátedra, de investigación, de expresión y de crítica que le dan fin e identidad. Tal libertad implica que la universidad no debe subordinarse ni comprometerse con los intereses emanados del ejercicio de la política”.
         En la UNAM, agregó, no tiene cabida la política que pretenda la obtención del poder.
          Dijo: “El desafío no es sólo crecer en la economía; también y, en especial, mejorar la dignidad de los que nada tienen”.