Mueren 236 migrantes en el desierto de Arizona en el último año

miércoles, 22 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 22 de septiembre (apro).- La coordinadora de la Coalición de Derechos Humanos, Kat Rodríguez, aseguró hoy que 236 migrantes han perdido la vida en el desierto de Arizona de septiembre de 2009 a septiembre de 2010.
    En declaraciones al diario estadunidense The Arizona Republic, la activista agregó que dicha cifra es la segunda más alta registrada en toda la historia de la zona. La primera es de 286 fallecidos en 2005.
“Este ha sido un verano horrible”, dijo Kat Rodríguez.
    De acuerdo con la Coalición –un grupo de Tucson que recaba datos sobre la muerte de inmigrantes en Arizona–, las razones por las cuales se incrementó el número de muertes van desde un aumento en las temperaturas del verano este año, hasta el hecho de que la vigilancia de la frontera obliga a los indocumentados a poner en mayor riesgo su vida para poder cruzar.
El aumento de la vigilancia a lo largo de la frontera, anotó, ha provocado que los inmigrantes caminen distancias más largas en terrenos más peligrosos y apartados, aumentando la posibilidad de que la gente se agote, deshidrate y muera.
Según datos del Servicio Nacional del Clima (NWS), este año las temperaturas durante el verano impusieron nuevas marcas, ya que la temperatura baja promedio durante las noches excedió los 27 grados centígrados.
Y, por si fuera poco, la Patrulla Fronteriza señaló que el incremento en el número de agentes les ha permitido monitorear áreas más remotas del desierto que antes no eran vigiladas, encontrando los restos de víctimas que pudieron haber muerto hace años.
    El número de indocumentados que mueren tratando de cruzar el desierto por el sur de Arizona suma más de la mitad del total de inmigrantes que fallecen a lo largo de toda la frontera en su intento de internarse en Estados Unidos.
El conteo de la Coalición se efectúa con datos, entre otras fuentes, de los médicos forenses de los condados de Pima, Pinal, Cochise y Yuma, ubicados a en la frontera entre Arizona y México, y es independiente al recabado por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.
Al utilizar una fórmula con base en el número de muertes y de arrestos, el grupo “No Más Muertes”, una organización de Tucson que presta ayuda humanitaria a inmigrantes en el desierto, sostiene que el último año ha sido el “más letal” de todos.
 “En general, la estrategia fronteriza del gobierno de Estados Unidos está conduciendo a esto”, dijo Sarah Roberts, enfermera voluntaria de ese grupo.

Comentarios