Visita de Calderón altera ceremonia luctuosa en la Corte

jueves, 23 de septiembre de 2010

MÉXICO, DF, 23 de septiembre (apro).- La decisión del presidente Felipe Calderón de asistir a la sesión luctuosa de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para despedir al ministro José de Jesús Gudiño Pelayo causó afectaciones y molestias a cientos de personas, incluso al personal del máximo tribunal.
Cientos de elementos del Estado Mayor Presidencial (EMP) y de la Policía Federal cerraron la Plaza de la Constitución y las calles aledañas a la Corte, y tomaron el control de las instalaciones de la máxima instancia del Poder Judicial de la Federación.
Las medidas de seguridad, que incluyeron puestos de control también dentro de la Corte, tuvieron el objetivo de impedir que la ciudadanía pueda encontrarse con Calderón.
La presencia de los presidentes de la República en la Suprema Corte está prevista hacia el fin de año, en los informes anuales de la presidencia del máximo tribunal.
En esas ocasiones en las que Calderón ha ido a la Corte, ubicada a un costado del Palacio Nacional, diversos grupos han ido a protestar a las afueras del tribunal constitucional.
Las medidas de este jueves impidieron cualquier concentración cerca de la Corte. Varias calles a la redonda fueron “neutralizadas”.
Calderón sólo permaneció unos minutos en la Corte. Montó dos guardias de honor, con los integrantes de cada una de las Salas del máximo tribunal, y dio las condolencias a la familia de Gudiño, quien falleció de un infarto el domingo pasado, cuando vacacionaba en Londres.
Calderón llegó acompañado del secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, y el procurador general de la República, Arturo Chávez Chávez.
La presencia de Calderón no estaba prevista en la Corte. En el sexenio pasado, cuando en 2004 murió otro ministro en funciones, Humberto Román Palacios, la sesión luctuosa se realizó sólo entre miembros del Poder Judicial y algunos invitados de los Poderes Ejecutivo y Legislativo.
Después de que se fue Calderón y de guardias montadas por familiares y amigos del ministro, quien tenía 67 años, se realizó una sesión especial del Poder Judicial de la Federación en pleno.
Además de los diez ministros de la Corte, estuvieron los siete magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y los seis consejeros del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), que es presidido por el saliente presidente de la Corte, Guillermo Ortiz Mayagoitia.
En la ceremonia también estuvo el presidente del Senado, el priista Manlio Fabio Beltrones, quien será uno de los principales negociadores para definir al sucesor de Gudiño Pelayo.
También llegaron los exsecretarios de Gobernación, el senador Santiago Creel y Fernando Gómez Mont. En ese cargo, ambos participaron en la designación de algunos de los actuales ministros de la Corte.
Y no faltaron los exministros de la Corte Juventivo Castro, actual diputado federal, Mariano Azuela y Juan Díaz Romero. Uno de los ausentes fue Genaro Góngora Pimentel.

Comentarios

Otras Noticias