Calderón dejará "los cimientos" para liquidar al crimen organizado: Poiré

viernes, 24 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 24 de septiembre (apro).- El secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, encomió este viernes la labor del presidente Felipe Calderón en su lucha contra el crimen organizado, y aseguró que al finalizar su mandato, en 2012, el Ejecutivo dejará los “cimientos y elementos” institucionales para combatir ese flagelo.
    "El cambio que se está dando durante estos años y que se va a seguir durante los siguientes dos de la administración del presidente Calderón (2006-2012), indudablemente que van a resultar en la base sobre la cual vamos a poder construir resultados valiosos de corto plazo y permanentes, de largo plazo", dijo.
En entrevista, el portavoz para Seguridad del gobierno afirmó que en los primeros cuatro años de gobierno calderonista se dieron los primeros pasos “de confrontación de las organizaciones criminales” que permiten dar el segundo paso “de reconstrucción nacional”.
    Y recordó que durante décadas, en México las autoridades no hicieron "la inversión política, financiera, social, de construir instituciones de seguridad y de justicia", algo en lo que actualmente, añadió, se trabaja de manera intensa.
El funcionario comentó que hechos como que Colombia haya tardado 24 años en abatir al jefe militar de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) , Víctor Julio Suárez Rojas, Mono Jojoy, subrayan la necesidad de que en México haya "una política de Estado" en seguridad y combate a la delincuencia organizada.
"Algo que nosotros hemos subrayado es la necesidad del reconocimiento de que ese es un esfuerzo que tiene que prevalecer, más allá de esta administración, más allá del gobierno federal, porque es una tarea que no hicimos como país en las décadas pasadas", puntualizó.
    De acuerdo con Poiré, en estos momentos México ha tenido logros significativos, como el fortalecimiento de la Policía Federal, la reforma al sistema de justicia penal y la modernización "de las atribuciones de las fiscalías a nivel federal".
"También creo que va a haber resultados muy importantes en términos de la reconstrucción de modelos policiales a nivel estatal, pero ahí es absolutamente indispensable la corresponsabilidad del orden local (con los 32 estados del país) en el entendido de que vivimos en una República federal", puntualizó.
Sin ofrecer detalles, Poiré –quien en días pasados levantó diversos señalamientos críticos en su contra al afirmar que los motivos del crimen del fotógrafo de El Diario de Juárez no estuvieron vinculados con el ejercicio profesional del periodismo– afirmó que hay un progreso en el debilitamiento de las estructuras financieras, de control, de operación, de acceso a fuentes de financiamiento y de armas del crimen organizado.
No obstante, admitió que actualmente en algunas zonas de México se mantienen "niveles inadmisibles" en delitos como homicidios, secuestros y robos, "los que más le preocupan a la sociedad".
Respecto de los más de 28 mil muertos desde que asumió el poder Felipe Calderón, el 1 de diciembre de 2006, el funcionario afirmó que la ola de violencia no se ha generalizado por toda la geografía nacional.
"México es un país muy grande. La mayor parte del fenómeno de homicidio violento vinculado al crimen organizado, el 80%, está concentrados en 160 municipios (de los 2 mil 400 que hay en el país)", detalló.
"Más que hacer una generalización amplia en términos de la cifra, lo que tenemos que hacer es, particularmente en estas zonas en donde los niveles siguen siendo altos, por supuesto, abatirlos", agregó, y afirmó que "eso ciertamente es un objetivo expreso del gobierno federal".

Comentarios