Asesinan a alcalde interino de Tancítaro

lunes, 27 de septiembre de 2010

TANCÍTARO, Mich., 27 de septiembre (apro).- El presidente municipal interino de Tancítaro, Michoacán, Gustavo Sánchez Cervantes, y su secretario particular, Rafael Equihua, fueron asesinados a pedradas, confirmó hoy el procurador general de Justicia del estado, Jesús Montejano.
    En entrevista, el funcionario estatal comentó que los cadáveres fueron encontrados encima de una camoneta Ford Lobo, placas de circulación MZ03578, propiedad del alcalde.
Los cuerpos fueron localizados a las 10:30 horas en las inmediaciones de la población indígea de Angahuan, municipio de Uruapan; estaban atados de las manos por la espalda y vendados de los ojos con paliacates. Sus cabezas quedaron detrozadas por los golpes propinados.  
    En diciembre de 2009, Sánchez Cervantes fue llamado por el Congreso del estado para integrar el Consejo Municipal, luego de la renuncia total del Cabildo ante la problemática del narcotráfico.
“Este evento que nos llama muchísimo la atención... Estamos preocupados, pues es una situación (el homicidio) muy diferente a como lo hace el crimen organizado", dijo el procurador.
Gustavo Sánchez, de 27 años de edad, no militaba en ningún partido político; era maestro de primaria y deportista. Su secretario particular tenía 36 años.
    El procurador del estado explicó que los cadáveres fueron localizados sobre un camino rural que conecta a los poblados de Noreto y Ojo de Agua, a 150 metros de la carretera a Uruapan.
Las investigaciones de la PGJ apuntan por ahora hacia un grupo de 60 policías municipales que fueron despedidos en enero pasado por el hoy funcionario sacrificado.
    Por la tarde, la síndico Margarita Soriano Pantoja fue designada encargada del despacho mientras el Congreso del estado nombra a un nuevo alcalde interino.
“Por el momento existe un ambiente de intranquilidad entre los funcionarios y demás empleados municipales de la presidencia municipal. Es difícil que en estos momentos se entienda que debe existir tranquilidad, pero eso es lo que debemos transmitir, porque esto debe seguir”, señaló Alberto Pardo Quesada, oficial mayor del ayuntamiento ciudadano.
 El funcionario externó: “No nos queda otra que esperar todo el respaldo del gobierno estatal, del gobierno federal y, desde luego, de la población. Ya nos tocó vivir estos tiempos, ahora hay que saber superarlos pero no retroceder; se debe tener mucha tranquilidad y paciencia, hay que esperar lo que sigue.”
El oficial mayor descartó que vuelva a registrarse una renuncia masiva de trabajadores municipales, como ocurrió a finales del año pasado, cuando todo el Cabildo renunció.
“Nadie ha renunciado hasta ahora; la plantilla de unos 150 trabajadores se mantenía intacta y para mañana se espera que todos se presenten de manera normal a sus actividades en las 16 direcciones que componen la administración municipal, desde el DIF hasta obras públicas, Desarrollo Social, Urbanismo, Protección Civil y Seguridad Pública, entre otras”, destacó el oficial mayor.