Denuncian en Europa abusos del Ejército mexicano

lunes, 27 de septiembre de 2010

MEXICO, DF, 27 de septiembre (apro).- Organizaciones no gubernamentales denunciaron en distintos foros de Europa violaciones a derechos humanos perpetradas por el Ejército mexicano con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico.
    Las quejas se presentaron tanto en el Parlamento Europeo y la Comisión Europea en Bruselas, Bélgica, como en el Palacio de las Naciones, en Ginebra, Suiza, ciudad donde se tiene programada una reunión con la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navanethem Pillay.
Los representantes de los centros de derechos humanos Agustín Pro Juárez (Prodh), de la Montaña, Tlachinollan (CDHMT) y Movimiento Pacto por la Cultura de Ciudad Juárez, Chihuahua, también tienen previsto un encuentro con el grupo parlamentario México-Alemania, así como con representantes del Ministerio alemán de Cooperación y Desarrollo.
    El Centro Prodh sostuvo, en un comunicado, que los abusos militares cometidos en contra de grupos marginados se presentan “en un contexto de pobreza extrema y se suman a las diversas violencias que excluyen a estas víctimas”.
    La delegación mexicana denunció que en estos casos persiste la “extensión de la jurisdicción militar (…) es una práctica sistemática que impide el acceso a la justicia y violenta las garantías de debido proceso, contraviene también los estándares internacionales que exigen que la jurisdicción militar se acote a los delitos que transgreden bienes jurídicos estrictamente de la disciplina militar cometidos por elementos castrenses”.
    En el reporte que se presentó en los foros de Europa se destaca que, en los tres primeros años de gobierno de Felipe Calderón, la presencia militar se incrementó 38% respecto del sexenio de Vicente Fox.
Es decir, mientras que de 2000 a 2006 se involucró a 30 mil militares en la lucha contra el narcotráfico, en la actual administración, al cierre de 2009 la cifra fue de 48 mil 730 efectivos desplegados en tareas de seguridad, “y la Secretaría de la Defensa Nacional ha señalado que el número será mayor este año”.
    Es por ello que para las ONG’s es preocupante el despliegue militar y la militarización de los cuerpos de seguridad, ya que eso implica una política de seguridad con “un enfoque bélico del que están ausentes los estándares de protección internacional en materia de derechos humanos; este mismo enfoque contraviene las recomendaciones emanadas del Examen Periódico Universal realizado a México en junio de 2009, muchas de ellas aún sin cumplir”.
    Los activistas sostuvieron que en México hay una crisis de seguridad, y ejemplificaron con el caso de Juárez, Chihuahua, en donde prevalecen “altas tasas de incidencia delictiva, torturas, reiteradas acciones cometidas por delincuentes y crueldad en la ejecución de los delitos; a lo que se suma el incremento de las fuerzas federales (policiales y militares), cuya presencia en la ciudad agudiza la falta de acceso a derechos básicos”.
    Por esa razón insistieron en la urgencia de revisar la estrategia de combate al crimen organizado seguida por el gobierno de Calderón Hinojosa.
    Las ONG’s advirtieron que “el incremento notable de la violencia exige que el debate sobre la seguridad sea considerado sin ambages desde una perspectiva de derechos humanos; el mismo contexto hace ineludible garantizar que las violaciones de derechos humanos no sean investigadas en el fuero militar.
“Corresponde legítimamente al gobierno hacer frente al deterioro de la vida pública ocasionado por la delincuencia organizada, sin embargo, sus actuales propuestas no sólo violan los derechos de las personas, también han resultado ineficientes”, acotaron.
    La delegación mexicana estuvo acompañada por representantes de las organizaciones alemanas Misereor, Coordinación por los Derechos Humanos y Oficina Ecuménica por la Paz y la Justicia.

Comentarios