México dejó atrás autoritarismo y simulación, presume Calderón

martes, 28 de septiembre de 2010

MÉXICO, DF, 28 de septiembre (apro).- En el marco de los festejos oficiales por el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución, el presidente Felipe Calderón aseguró hoy que México ya dejó atrás la época del autoritarismo y la simulación.
Al encabezar en Palacio Nacional la ceremonia por el 189 Aniversario del Acta de Independencia, Calderón reiteró su llamado a unir esfuerzos y voluntades, como lo ha venido haciendo en cada uno de los sitios en que se ha presentado, al menos desde el pasado 2 de septiembre, cuando emitió un mensaje con motivo de su IV Informe de Gobierno.
“Hoy nuestra nación ya es democrática y goza de libertades sin restricciones para los ciudadanos. Tenemos hoy un autentico equilibrio entre poderes y un régimen federal”, sentenció el jefe del Ejecutivo acompañado del presidente de la Suprema Corte, Guillermo Ortiz Mayagoitia, así como del presiente de la Mesa Directiva del Senado, el priista Manlio Fabio Beltrones.
Según Calderón, el deber de las nuevas generaciones de mexicanos --en especial a ésta que le tocó festejar el Bicentenario de la Independencia-- consiste en reconocer los retos que se tienen por delante, identificar con claridad cuáles son los obstáculos, quiénes son los enemigos que amenazan las libertades, y luego cerrar filas y hacerles frente.
Luego aprovechó el tema de los “enemigos que amenazan las libertades” para colocar de nuevo sobre la mesa de discusión el llamado de su gobierno para construir acuerdos que permitan sacar adelante las reformas legales para fortalecer el combate a la delincuencia organizada.
En el evento, Calderón afirmó que, a diferencia del pasado, los mexicanos disfrutan hoy de difundir sus ideas con libertad, trabajar en lo que les convenga para alcanzar las más altas aspiraciones y ser felices, así como para elegir gobiernos, criticar y asociarse.
“Muchas son las cosas por las cuales los mexicanos pueden sentirse orgullosos y esperanzados de un futuro provisorio”, consideró Calderón.
Por su parte, Beltrones reiteró ante el presidente la necesidad de llegar a acuerdos para enfrentar con prontitud la desigualdad y la exclusión de acceso a las políticas públicas en las que están inmersos millones de mexicanos.
Al recordar el 189 aniversario del Acta de Independencia, Beltrones dijo que en aquel entonces no bastó la muerte de 600 mil mexicanos en la guerra de Independencia para alcanzar la justicia social.
“Ayer, al igual que hoy, los acuerdos fueron necesarios entre las distintas partes, no olvidemos que fue a través del entendimiento como fuimos capaces de terminar para siempre con la sujeción a la Corona de Castilla”, sostuvo el priista.
Al igual que Calderón, Beltrones caracterizó el abrazo de Acatempan como un “acto fundacional”.
El mítico Abrazo de Acatempan –enfatizó el priista-- simboliza un ideal de concordia, y El Plan de Iguala “es la expresión más acabada de nuestra historia, que significa el alcance a los acuerdos nacidos a través del diálogo entre los divergentes que comparten una misma historia”.
De acuerdo con Beltrones, este es el momento de llevar a cabo un diálogo plural y fructífero, que dé origen a las transformaciones que requiere el país.
“Es la hora de, en vez de pensar únicamente en el futuro electoral, de nuestros partidos políticos, que sólo nos trae rivalidades intrascendentes, hay que trabajar en el futuro de los mexicanos”, remachó el exgobernador de Sonora.