Narco mexicano encarna "insurgencia criminal del siglo XXI": expertos de EU

martes, 28 de septiembre de 2010

WASHINGTON, 28 de septiembre (apro).- Los cárteles de la droga mexicanos son en la actualidad “el ejemplo” de la insurgencia criminal del siglo XXI, advierte un reporte dado a conocer en la capital estadunidense.
“Los cárteles mexicanos, por su estructura, son un ejemplo de la insurgencia criminal del siglo XXI”, sostiene el informe Guerras criminales, pandillas, cárteles y la seguridad nacional de Estados Unidos, que difundió el Centro para una Nueva Seguridad Estadunidense (CNAS, por sus siglas en inglés).
Según Bob Killebrew y Jennifer Bernal, autores del documento, los cárteles mexicanos, por su manera de operar e intimidar, “son prácticamente grupos insurgentes”; esto con base en lo que determina el especialista John Sullivan, del Centro de Estudios Avanzados sobre Terrorismo.
“Los cárteles mexicanos han utilizado operaciones psicológicas y fomentado manifestaciones antigubernamentales; enfrentado a la policía y al Ejército con ataques al estilo de soldados de infantería; han asesinado a funcionarios públicos, periodistas, y decapitado y desmembrado a sus víctimas para ampliar el impacto estratégico de sus acciones; y han corrompido al Ejército, a la policía y a todos los niveles gubernamentales”, sostiene Sullivan.
Por su parte, los autores del reporte del CNAS establecen que la equiparación que hacen de los capos mexicanos con una insurgencia criminal se basa también en el hecho de que “pueden operar sin restricciones”, con lo que logran neutralizar a autoridades locales específicas o elegidas con antelación.
“El resultado” de las acciones y operaciones del narcotráfico mexicano, consigna en el reporte, “es un bandolerismo extremo que ha establecido un tipo de insurgencia criminal que conlleva a una virtual guerra civil”.
Killebrew y Bernal, con el respaldo de Sullivan, afirman que grupos criminales mexicanos, como La Familia michoacana, adoptaron como marca de su poder de intimidación algunos símbolos religiosos, así como ciertas estrategias políticas.
El cártel de La Familia, añade en el reporte, “también busca una legitimidad entre la comunidad, cultivando un percepción amistosa para que ésta los considere una especie de fiscales que pugnan por la defensa de la sociedad”.
Por esa razón, el informe recomienda al gobierno de Estados Unidos poner más atención al problema de los cárteles de la droga, sobre todo ahora que se mueven y operan como “insurgencias criminales”.
Los autores de la investigación vaticinan que las elecciones presidenciales del 2012 en México podrían convertirse en una especie de referéndum sobre la lucha militarizada del presidente Felipe Calderón, cuyo resultado, de ser negativo, derivaría en consecuencias negativas para la relación con Washington.
Finalmente, en el reporte se advierte que “las decisiones que se tomen en el corto y mediano plazos afectarán en grandes proporciones a la naturaleza del Estado mexicano, y ello tendrá ramificaciones importantes en su relación con Washington y sobre el curso del futuro de la seguridad estratégica de Estados Unidos”.

Comentarios