Ofrece gobierno protección a funcionarios vulnerables

martes, 28 de septiembre de 2010

MÉXICO, D.F., 28 de septiembre (apro).- El secretario técnico del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Alejandro Poiré, reveló este martes que el gobierno de Felipe Calderón ofreció “los mecanismos necesarios” para asegurar la protección de funcionarios estatales y municipales, en peligro de ser atacados por la delincuencia organizada, debido al ejercicio de sus funciones.
El anuncio de Poiré se da un día después de la muerte a pedradas del alcalde interino de Tancítaro, Michoacán, Gustavo Sánchez Cervantes, con el que suman 11 los asesinatos de presidentes municipales en lo que va del año.
En conferencia de prensa, el vocero del gobierno federal en materia de seguridad sostuvo que todos aquellos funcionarios que estén en riesgo frente a los criminales, como han sido los alcaldes, recibirán la protección para evitar atentados en su contra.
Ello, dijo, “es un ejercicio de corresponsabilidad” en el que se ha puesto a disposición de las autoridades locales “la posibilidad de capacitación y desarrollo de las fuerzas de cada localidad para poder garantizar que todos los ámbitos de este país cuenten con instituciones que puedan garantizar la seguridad de los ciudadanos”.
Y sostuvo que cuando ha sido necesario, en ese esquema de corresponsabilidad, el gobierno federal ha puesto a disposición de las autoridades estatales y municipales a las fuerzas federales, pero al mismo tiempo, insistió, se busca el fortalecimiento de las instituciones locales.
    Asimismo, señaló que el combate del gobierno federal contra las principales organizaciones del crimen organizado, que inició hace cuatro años, ha provocado inestabilidad y ruptura en aquellas.
"Organizaciones que en un principio trabajaban de manera coordinada, justamente como resultado de la propia competencia entre ellas, pero también como resultado del embate de la propia autoridad federal, han dejado de actuar en coordinación", afirmó.
Eso, agregó, en buena medida ha sucedido así “porque los espacios de impunidad se están reduciendo, porque sus oportunidades se están reduciendo y porque el embate por los espacios de trabajo, de control, de intención de delinquir, están haciéndose más reducidos".
Ejemplo de ello, añadió, son los conflictos actuales entre las organizaciones que se pelean el control de Ciudad Juárez, Chihuahua; los eventos delictivos registrados en el noreste del país a consecuencia de la ruptura entre el cártel del Golfo y Los Zetas, y el desmantelamiento de gran parte de la estructura operativa de los Beltrán Leyva.
Es falso, aseguró el funcionario, que con la captura de los principales líderes de las organizaciones, tales como Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, y Sergio Villarreal Barragán, El Grande, los cárteles mantengan su misma capacidad de delinquir.
"Si se detiene al liderazgo de la organización, evidentemente que hay otros factores que van a tratar de recuperar el negocio criminal, pero lo que no es cierto es que esto sea fácil o que permanezca la misma capacidad de esa organización para delinquir", indicó.
Antes de concluir su discurso, el vocero del gobierno federal en materia de seguridad enumeró las capturas más relevantes realizadas por el Ejército, la Marina y la Policía Federal durante septiembre, entre las que destacó la de Margarito Soto Reyes, El Tigre, presunto sucesor del capo Ignacio Nacho Coronel, y José Ángel Fernández de Lara, El Pelón, líder de Los Zetas en Quintana Roo.