Calderón lleva su pleito con Espino a la arena internacional

jueves, 30 de septiembre de 2010

MEXICO, D.F., 30 de septiembre (apro).- Los pleitos en el Partido Acción Nacional (PAN) volvieron a escalar al ámbito internacional luego de que Felipe Calderón, jefe del Ejecutivo de México, amenazó a la fundación que encabeza el exjefe del gobierno español José María Aznar de hacer que este partido rompa relaciones si mantiene colaboración con Manuel Espino, quien ya fue expulsado como militante.
    La comunicación de Calderón a la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), que encabeza Aznar, se produjo a través del presidente del PAN, César Nava, a quien Espino emplazó hoy a aclarar o desmentir esta información que le fue proporcionada por miembros del organismo vinculado al Partido Popular de España.
En una carta que le envió a Nava hace diez días, el 21 de septiembre, Espino le dice que le fue informado por la FAES que “hablabas a nombre de nuestro presidente, Felipe Calderón”, y “que ya he sido expulsado del PAN”.
Espino le dice a Nava que, según esa información, “el presidente Calderón te instruyó para que Acción Nacional rompa relaciones con esta institución española en caso de que continúe colaborando conmigo, como lo hemos hecho durante varios años de manera fructífera y cordial”.
    Enseguida, lo emplaza: “Debido a la gravedad de tales afirmaciones, solicito que las confirmes o las desmientas, pues necesitamos conducirnos con total claridad y transparencia ante la opinión pública nacional e internacional, a fin de salvaguardar la reputación del Estado mexicano”.
    Añade: “La dignidad de nuestro partido y el prestigio institucional de la Presidencia de la República también exigen que aclares a nombre de quién hablas y a quién dices representar. Sería deshonroso para la insigne historia del PAN ver a su presidente reducido al minúsculo papel de mensajero del poder público”.
    En la carta, concluye: “Sería de extrema gravedad que tus dichos buscaran marcar tendencias de opinión para desprestigiar a un panista que sigue en pleno uso de sus derechos como militante, buscando mandar señales que vulneran la autonomía de la Comisión de Orden que actualmente conduce un proceso que analiza mi conducta”.
    Al respecto, Espino recordó que Calderón, “quien tiene fobias muy fuertes” en su contra, intervino como jefe de Estado en la elección de su sucesor en la presidencia de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) y logró imponer al también panista Jorge Ocejo Moreno, un escándalo del que fueron testigos los partidos de todo el hemisferio.
    En conferencia de prensa, y luego de que ayer fue notificado de que debe comparecer ante la Comisión de Orden de Sonora para defenderse de la demanda de expulsión en su contra, el expresidente del PAN dio a conocer que los argumentos para someterlo a proceso son “muy flacos” y que podía asegurar que no será expulsado de ese partido.
“No van a poder expulsarme del partido, porque no tienen razón en su argumentación, está muy flaca la argumentación contenida en el expediente y vaya que no lo he estudiado a fondo, porque apenas ayer lo recibí”, dijo Espino, quien adelantó que cualquiera que sea la decisión que tome el órgano sancionador de Sonora, el fallo final será tomado por la Comisión de Orden del Consejo Nacional, controlado por Calderón.

“Mordaza azul”

Y en caso de que se decrete su expulsión, aunque no haya fundamento, recurrirá al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), cuyos magistrados “espero que no se arriesguen a su desprestigio personal”.
    Espino calificó de “mordaza azul” el intento de Calderón de expulsarlo del PAN y lo acusó de tener “fobia” en su contra, y advirtió que su defensa es la de los panistas.
“Si me allano ante la mordaza azul, sentaré un precedente muy lamentable para el Partido Acción Nacional y para la política mexicana. Entonces será muy fácil imponer dentro de mi partido el silencio del autoritarismo”, dijo y reiteró que no van a poder expulsarlo.
    En el expediente, detalló, se trata de justificar la decisión política tomada en Los Pinos, porque luego de que el CEN decide integrarle un expediente, en mayo, se citan sus declaraciones hechas posteriormente. “Es decir: primero decidieron expulsarme y luego buscaron por qué. Eso es persecución. Eso es cacería de brujas.”
    Finalmente, Espino confió en que pueda haber una rectificación: “Invito al Comité Nacional a la reconsideración y también invito, muy respetuosamente, al presidente de la República a revisar su actitud, porque no puede imponer sus fobias personales a la institución que nos cobija a ambos y que nos va a cobijar toda la vida”.
    Y ya en plan de chacota, Espino abordó con sarcasmo la compra que Nava hizo de un departamento en menos de ocho millones de pesos, cuando su precio del mercado es del doble, y se burló de la fecha que el presidente del PAN escogió para casarse con la cantante Patricia Sirvent, llamada Patilú, el 2 de octubre, cuando en 1968 se produjo la matanza de estudiantes en Tlatelolco: “Es pa’ que no se olvide, yo creo”.



Comentarios